novedades |

Lubricantes Total: no sólo aceites

Los lubricantes base para motor ofrecidos por Total pueden ser sintéticos (producto de un proceso químico), minerales (surgidos directamente de la destilación convencional del petróleo) o semi-sintéticos (un mix entre ambos procesos).

Total es una empresa energética a nivel global que produce y comercializa combustibles, gas natural y electricidad baja en carbono. Con presencia en más de 130 países, es el cuarto distribuidor mundial de lubricantes y distribuidor líder de productos derivados del petróleo en África. La división Total Marketing & Services gestiona 50 plantas de producción en el mundo donde se fabrican los lubricantes, asfaltos, aditivos, combustibles y fluidos especiales. La marca inició sus actividades en Argentina en 1978, al suscribir un contrato de exploración costa afuera en la zona de Tierra del Fuego. Desde sus comienzos, el Grupo adquirió un rol protagónico para el desarrollo del sector energético del país y Total Especialidades Argentina está presente en el mercado de lubricantes a través de sus marcas Total y Elf. Para conocer más sobre su oferta de productos relacionada con el sector del Transporte, dialogamos con Gonzalo Muruve, Gerente de Servicio Técnico en Total Especialidades Argentina.

Dentro del nicho del transporte y la logística, la compañía cuenta con una paleta de productos que abarca tanto livianos como comerciales pesados. “Para la empresa, la frontera que define los diferentes segmentos, utilitarios o servicio pesado, arranca en el orden de las 4 toneladas. La gama completa de productos comprende aceites para motor, para transmisión, protectores de componentes hidráulicos y grasas. Aunque también entran en nuestra paleta productos refrigerantes, líquidos de frenos y compuestos químicos adblue (urea)”.

Los lubricantes base para motor ofrecidos por Total pueden ser sintéticos (producto de un proceso químico), minerales (surgidos directamente de la destilación convencional del petróleo) o semi-sintéticos (un mix entre ambos tipos). Vale destacar que cuantos más componentes sintéticos tenga un lubricante, mayor será su resistencia a la temperatura. Aquel que resiste altas temperaturas, tendrá como consecuencia una mayor resistencia a la oxidación; cualidad que prolonga la vida útil del aceite y, a la vez, el período de recambio. Pero, además, durante ese mayor período antes del reemplazo, el lubricante sintético promueve una mejor película que la de un lubricante que se degrada más rápido. “Total, como fabricante no propone el kilometraje para el cambio, el momento del reemplazo (en kilómetros u horas, dependiendo del tipo de aplicación) corre por cuenta del fabricante del vehículo, ya que conoce cuál es el mejor producto lubricante y durante cuánto tiempo cumple correctamente con su función”, explica nuestro entrevistado.

En lo que respecta a los aceites para transmisiones, a pesar que en la actualidad existe una tendencia entre las marcas de vehículos en hacer cada vez más frecuentes las cajas automatizadas, la nueva generación, bajo todo aspecto, de cajas de cambio obliga a un desafío permanente para lograr el lubricante óptimo. Las cajas de velocidades modernas son cada vez más pequeñas y llevan menos aceite, pero a su vez trabajan a mayor temperatura, reciben mayor carga en los engranajes, y algunas hasta incorporan el sistema ‘retarder’. “Si bien hasta hace poco era normal utilizar un lubricante 80W90 mineral GL4 para una caja de cambios, ahora la tendencia es volcarse hacia los aceites sintéticos con bajas viscosidades (ejemplo: 75W80 ó 75W90 que son las opciones más utilizadas)”, dice Muruve. Un lubricante menos viscoso, con más aditivos (y otro tipo de química), suma eficiencia al proteger los diferentes componentes de aleaciones más modernas que incorporan piezas mucho más delicadas y específicas. “Así como Total en su rol de productor de lubricantes no recomienda tipos de aceites ni momentos para su reemplazo (que quedan por cuenta del fabricante del vehículo), es bueno también que en los manuales de usuario de cada marca se especifiquen las normas para el aceite de transmisión, buscando tanto la aprobación de sus fabricantes como la de las empresas proveedoras de transmisiones como Allison y ZF, entre otras”.

También podría interesarte: