novedades |

Lubricantes: cuándo se reemplaza y la importancia de su análisis

En algunos casos, el análisis y monitoreo de aceites en uso se realiza en ambientes controlados y continuos y por lo general se refiere a los lubricantes presentes en equipos pesados o industriales.

La finalidad del lubricante dentro del funcionamiento mecánico deriva indefectiblemente en una pérdida de sus propiedades. Así como existen diferentes tipos de aceites, también se presentan diferentes momentos oportunos para realizar su recambio. Total, como fabricante de lubricantes, no propone el kilometraje ni las horas necesarias antes de hacer el reemplazo. Ese momento, (en kilómetros u horas, dependiendo del tipo de aplicación) corre por cuenta del fabricante, ya que es quién mejor conoce cuál es el fluido que presenta las mejores condiciones y durante cuánto tiempo cumple correctamente con su función. Es por eso que un mismo producto puede tener distintos tipos de intervalos, dependiendo del fabricante e incluso del servicio que realice (no es lo mismo un kilómetro recorrido en un camino llano, que la misma distancia acarreando cargas en pendientes). Los tiempos de desgaste en la condición del lubricante dependen de muchos factores. La viscosidad y/o los grados de oxidación derivan del uso y tienen que ver con el tipo de tráfico al que está sometido el vehículo, la geografía, la operación de equipos, y hasta el estilo de manejo del transportista. Todas estas variables figuran en los respectivos manuales de usuarios de cada marca y sirven para realizar el mejor mantenimiento preventivo.

Total Especialidades Argentina brinda un servicio de postventa a sus clientes de gama pesada que incluye una herramienta de análisis de aceite en uso que permite organizar el mantenimiento de la flota a partir de los datos duros que brinda la condición del lubricante. Sus resultados, permiten independizarse de las recomendaciones del fabricante del vehículo y centrarse en la realidad del beneficio para la empresa, ya que se vinculan al tipo de combustible utilizado, los destinos, los operadores y los diferentes servicios. Para quienes contratan el servicio, existen diferentes opciones: análisis locales en los laboratorios de Total de Argentina; un servicio Premium ANAC de renombre mundial que recaba muchos más datos específicos, y convenios con otros laboratorios donde se pueden canalizar otros tipos de servicios.

Vale destacar que en algunos casos, el análisis y monitoreo de aceites en uso se realiza en ambientes controlados y continuos y por lo general se refiere a los lubricantes presentes en equipos pesados o industriales. Un caso concreto sería los análisis requeridos por ciertas compañías mineras. Su función primordial es determinar tiempos de recambio o detectar inconvenientes por mala lubricación antes que se presenten. Se trata de una herramienta para diagnosticar el estado del aceite y no una disciplina que se prolonga en el tiempo (como sucede en el caso del mantenimiento frecuente de las unidades).

Con el servicio de mantenimiento basado en la condición, si bien todavía no hay entre los operadores de flota locales una cultura extendida en cuanto a recurrir a este tipo de herramientas basada en los datos duros que entrega la muestra de aceite usado (y donde se comprueba cómo se deterioró o qué contaminantes presenta), bien utilizados los resultados de cada análisis promueven a la mejora continua el mantenimiento proactivo de los vehículos.

Más servicios de postventa ofrecidos por Total Especialidades Argentina tienen que ver con la posibilidad de asesoramiento para clientes con flotas multimarcas, brindándoles soluciones de racionalización para que manejen la menor cantidad posible de variantes; así como un apoyo permanente de la red de distribución presente en todo el país, con cercanía al cliente para recibir de inmediato un primer nivel de asesoramiento técnico.

También podría interesarte: