novedades |

Clásicos: Henschel, los primeros con inyección directa

Una compañía innovadora en locomotoras que con el paso del tiempo se inició dentro del mundo del transporte por carretera. Camiones y buses fueron su especialidad, pero los avances en materia de propulsores diésel la hicieron famosa.

Henschel

En 1810 Georg Christian Carl Henschel fundó la fábrica Henschel & Sohn en Kassel. Comenzó siendo una fundición para la fabricación de maquinaria y en 1816 inició la producción de máquinas de vapor. Treinta años más tarde, precisamente en 1848, salió de su fábrica la primera locomotora de vapor, que alcanzaba una velocidad máxima de 45 km/h, todo un hito para la época. Las fábricas Henschel de locomotoras eran, a comienzos del siglo XX, junto con Borsig, las más importantes de Alemania, tanto que en 1905 fabricaron su primera locomotora eléctrica y para luego presentar una dotada de un propulsor a gasolina.

Mirá también: Iveco entregó buses para el programa “Caminho da Escola”

Luego del éxito “sobre rieles”, la compañía construye en 1925 sus primeros camiones y autobuses. Basados en una licencia del constructor suizo FWB, durante el primer año logran colocar 300 unidades en el mercado europeo. Esto motivóo a sus representantes a proyectar sus propios vehículos y motores y dejar de depender de otras empresas. Tanto fue así que en 1928 desarrollan el primer motor diésel con cámara de aire Lanova (el inyector y el precalentador se ubicaban juntos dentro de una cámara de turbulencia ubicada por encima sobre la cámara de combustión), que proporcionó a la firma fama de robustez en sus motores y, sobre todo, de bajos consumos.

Henschel

Tras la segunda guerra mundial, la producción de camiones sufrió un parate importante. Por esta razón, queEsto tomó por sorpresa a las grandes industrias y, la compañía se dedicó a construir motores diésel para remotorizar camiones americanos de impulsados a nafta.

De 1933 a 1945 Henschel fabricó en Kassel diversos modelos de tanques, incluido el Tiger, y en Berlín, aviones militares y cohetes. Durante la guerra también fabricó la décima parte de todos los motores de aviación utilizados en los aviones alemanes, algunos de ellos con licencia Daimler-Benz.

Recién enFue hasta 1950 cuando reiniciaron la producción y comercialización de camiones. En éese entonces, lanzaron el SH6, posteriormente llamado SH 140, de 140 caballos. Fue una época turbulenta para la firma ya que: primero entróa en el consorcio Rheinstahl de Essen, pasando a llamarse Rheinstahl Henschel, luego se unió a Hanomag, cambiando a Hanomag-Henschel. Esta última fusión trajo como novedad el en 1951 el HS 100, que mediante constantes mejoras estuvo en el mercado durante 20 años.

Henschel

Una década más tarde construye la IAA, una gama completamente nueva, con cabinas más redondeadas. A contramano, la baja aceptación del mercado hizo que dos años más tarde abandonaran la construcción de autobuses.

En 1968 Daimler-Benz adquiere la mayoría de acciones, y gradualmente va transformando la fábrica en proveedor de componentes para sus vehículos.

También podría interesarte: