novedades |

Al volante: ¿qué impresiones nos dejó el Aumark S1 614?

El S1 614 cuenta con el respaldo de Cummins en motores, de ZF en cajas de velocidades y de Bosch en inyección y gestión electrónica.

Es sencillo ingresar a la cabina del Aumark, a pesar de que la plataforma donde se ubica la butaca es más elevada que el promedio. Una puerta liviana y fina (no posee esas aparatosas contrapuertas), un peldaño con luz de cortesía y la respectiva agarradera en el pilar permiten acceder cómodamente a choferes de talla baja y media.

Giramos la llave y el Cummins ISF da varias vueltas hasta arrancar. Algo normal en este propulsor desarrollado por el fabricante norteamericano, ya que nos ha sucedido algo similar en camiones de otras marcas. Con 2.8 litros de cilindrada, 150 caballos de potencia y un torque de 360 Nm a partir de las 1.800 rpm, cumple con la normativa de gases de escape Euro 5, por lo que requiere de la utilización de urea para alimentar al sistema SCR. Algo rumoroso en ralentí, la insonorización en marcha está bien lograda, en parte por el antirruido de amplio tamaño ubicado entre la cabina y el motor.

Una novedad que posee este “dos-ocho” es el Engine Switch, una tecnología aplicada a la electrónica del motor que aporta tres modos de manejo según la demanda del conductor: E (Economy), que prioriza el consumo de combustible reduciendo la respuesta del acelerador; B (Basic), que equilibra la balanza entre consumo y prestaciones; y P (Power), que entrega el mayor potencial del propulsor sin importar el resto de los parámetros. Un plus que hasta el momento no se ofrece en productos de su calibre en el mercado local. Pulgar arriba.

A este eficiente block se acopla una caja manual provista por ZF de cinco marchas, bien escalonadas, con un pasaje preciso, suave y de vástago corto. Típico de la última generación de transmisiones a cables de la compañía. A su vez, la Ecolite de la Serie 5S monta de serie el comando y la preinstalación para una toma de fuerza ubicada en la parte inferior del cuerpo de la caja. Una posición que facilita la colocación del sistema, pero que queda algo desprotegida. “Las Transmisiones ZF Ecolite 5S400 resultan muy livianas comparativamente con su gran performance caracterizadas a su vez por su larga vida útil y fácil mantenimiento. Por su suavidad de operación garantizan una conducción más descansada”, apuntaron desde la compañía importadora.

Con los cuatro pallets repletos de amortiguadores Corven (una de las marcas del Grupo Iraola) y un peso transportado de 1.600 kg, el S1 614 se desempeñó mejor de lo esperado. Sin grandes sobresaltos y de andar confortable –siempre con carga–, la suspensión presenta un eje rígido en ambos trenes con su pack de ballestas parabólicas (dobles atrás), barra estabilizadora en ambos ejes, y neumáticos 205/15×16” de compuesto liviano. Todo esto aunado a un chasis doble viga con cuatro hileras perforadas para acoplar de manera rápida y segura un sinfín de cajas e implementos en la variante Chasis. Buena nota para el eje de tracción, que parece estar sobredimensionado en esta configuración del Aumark.

Dado que esta evaluación duro apenas unas horas en el Autódromo de Buenos Aires, no logramos obtener cifras de consumo reales, pero se estima que cubre el centenar de kilómetros urbanos en un promedio de entre 15 y 18 litros dependiendo de la configuración seteada desde el Engine Switch, carga y tránsito.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: