mercado |

La Mesa está servida

Cámaras empresarias y sindicales así como organismos estatales dan los primeros pasos en la llamada Mesa de Logística. Apuntan a optimizar la competitividad, generar inversiones y crear nuevos empleos.

Un viejo sueño de los logistas comienza a tomar color. Desde hace mucho tiempo, distintos referentes del sector reclamaban un espacio donde poder integrar, planificar, proyectar y solucionar los diferentes aspectos que hacen al desarrollo y a la dinámica logística nacional. Se solía escuchar –y aún se escucha– a los empresarios y especialistas del rubro quejarse por el alza de los costos, la ausencia de una coordinación nacional de los distintos planes y emprendimientos, deficientes infraestructuras; la presión tributaria y la impericia demostrada por distintas gestiones gubernamentales para ejercer el control preciso a los que no ajustan sus operaciones a la letra de la ley.

A mediados de diciembre del año pasado, más de 60 cámaras empresarias y sindicales vinculadas con el sector logístico se reunieron con el presidente Mauricio Macri y otros funcionarios del Gobierno. Fue el inicio de la Mesa de Logística. En la agenda de trabajo se anotaron varios –y antiguos– desafíos como optimizar la competitividad, generar inversiones y crear nuevos empleos.

Este nuevo ámbito tiene el propósito de que el Estado y los diferentes participantes dialoguen para que el sector sea motor del crecimiento económico y del comercio exterior. Las áreas de la producción, transporte a través de las empresas, las cámaras y los sindicatos tienen mucho para aportar y reclamar.

Durante la apertura de estas conversaciones, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, no dudó en avalar la iniciativa: “Las mesas sectoriales son un instrumento clave para que junto a empresas y gremios generemos soluciones concretas a problemas específicos que nos impiden crecer y ser más competitivos, como el costo logístico”. Y añadió: “Mejorar la estructura logística va a tener un impacto enormemente positivo en las economías regionales y el entramado productivo en general”.

Por su parte, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, observó que el Gobierno, sindicatos y empresas están comprometidos a controlar las obras de infraestructura en curso, como las medidas de simplificación y reducción de costos. “El gran reto es atravesar los desafíos del transporte de cargas desde la intermodalidad”, según aseveró.

En opinión del vicepresidente 1° de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), Diego Navarro, “estamos generando las condiciones básicas necesarias para que las empresas de todo el país puedan aumentar su productividad y apuntar a venderles a mercados de todo el mundo”.

La mesa de trabajo se dividirá en Infraestructura, Operaciones y costos (Automotor, Portuario, Ferroviario, Aéreo), Cuestiones laborales (Automotores, Portuario, Ferroviario), Simplificación y Facilitación (Automotor, Portuario), Logística Urbana (Intermodalidad, Automotor, Portuario), Logística urbana (Aéreo y Ferroviario).

Los integrantes son instituciones representativas del sector público, sindicatos, dadores de carga, transportistas. Entre ellos, figuran los ministerios de Transporte y de Producción y de Trabajo, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, la Aduana, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol), la Unión Industrial Argentina (UIA), la Asociación Argentina de Logística Empresaria (Arlog), la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Ferrocámara Empresaria de Ferrocarriles de Carga, la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), entre otros.

Un tema de alto vuelo

La continuidad de esta Mesa de Logística dio en enero último un nuevo paso en la reunión sobre “modalidad aerocomercial”. Entre los asistentes estuvo presente la Arlog, representada por Raúl Garreta y Graciela Veleiro, presidente y gerenta, respectivamente.

En la jornada, los temas se dividieron en tres ejes: infraestructura, operaciones y costos, y simplificación y facilitación. Las autoridades de Terminal de Cargas Argentinas (TCA), el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Onsra) y la Aduana presentaron los avances en las obras de ampliación de la terminal de cargas en Ezeiza y en la modificación de procedimientos y trámites para agilizar las operaciones de importación y exportación. La idea es que mediante nuevas reuniones se haga un seguimiento de los temas abordados.

En las próximas ediciones se analizarán las modalidades sobre ferrocarriles, puertos, vías navegables y transporte terrestre.

Una crisis como ninguna

Ningún tema es menor. Todos son grandes desafíos. Pero la urgencia por la baja en los costos es un pedido casi desesperado por parte de los privados, que cada día a día ven cómo se les achica la puerta de los ingresos de sus empresas.

En una reciente entrevista, el nuevo presidente de la Fadeeac, Mario Eliceche, fue contundente: “El sector está viviendo una crisis como la que no se recuerda. El último año el aumento de los costos superó un 12% el nivel de los precios al consumidor del Indec. Eso llevó a que la mayoría de las cámaras asociadas -a la Federación- con sus integrantes no pudieran trasladar dichos aumentos a las tarifas. Además, hay un gran problema financiero”.

La propia Federación difundió el 7 de febrero que los costos exclusivos de transporte tuvieron un incremento del 3,11% en el primer mes de este año. Eliceche manifestó que en 2018 “hubo un 77% de incremento en el gasoil”. Para el dirigente desde que se liberó el precio con las petroleras, “la suba alcanzó el cien por cien”. Además, detalló que ese insumo “ocupa entre 33 y 35 por ciento del costo real”. Otro de los factores para no perder de vista es el relativo a las próximas negociaciones por paritarias y la presión tributaria.

Otro testimonio es el de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol). En un informe técnico señaló que 2019 arrancó con más incrementos. A través de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), informó que en enero “los valores siguen creciendo a pesar de la pequeña disminución que tuvo el costo del combustible durante ese mes. La tendencia se mantiene en línea con los registros de 2018, cuya suba anual de costos logísticos fue de 58,32%, la cifra más alta de los últimos 28 años”.

Demandas

Desde Came se planteó una serie de ejes que se consideran importantes a fin de “abordar las serias problemáticas que afrontan las pymes, sobre todo las del interior del país que sufren grandes asimetrías en cuanto a distancias”.

Las demandas más significativas incluyen la generación de puertos secos y nodos de consolidación de servicios de transporte, hacer más eficiente la utilización del transporte multimodal tratando de que las distancias del transporte terrestre de camiones no superen los 400 km, continuar en el mejoramiento de las rutas, ya que los cuellos de botella que genera el sistema antiguo provocan muchas barreras generando gastos extra.

También se solicitó que la política de los bitrenes sea de alcance nacional; avanzar más rápidamente sobre el Belgrano Cargas, sumando vagones playos para transportar semi remolques; un servicio de 24 horas para la verificación de mercadería en la Aduana, sin pago de horas extraordinarias; y que sigan las mejoras en los puertos de las vías navegables del país.

Más allá de los casos puntuales, el mayor desafío es dar continuidad a un proyecto a largo plazo en un país donde casi todo parece tener la medida de un suspiro.

También podría interesarte: