El sector de cargas en un solo lugar

buses |

Buses Volvo más seguros para Santiago de Chile

La flota actual de Santiago tiene 6.700 buses, de los cuales 2.800 son Volvo. La metrópoli cuenta con una solución de transporte público bien estructurada, integrada por buses, subterráneos y trenes que mueven a cerca de 6.2 millones de usuarios todos los días.

Santiago pone el foco en conectividad y seguridad al momento de recibir 120 nuevos buses Volvo con el sistema Safety Zones. En la renovación de su flota de buses, la capital de Chile se centra en mejorar la seguridad. Subus, uno de los operadores más grandes del sistema de transporte público urbano, está recibiendo nuevos buses Volvo equipados con el sistema Safety Zones (“Zonas de Seguridad”) que utiliza la conectividad por GPS para reducir automáticamente la velocidad en áreas críticas.

“Tenemos una fuerte presencia en Santiago. En 2005, cuando se creó el sistema de buses integrado, Volvo fue el mayor proveedor. Nuestros buses ayudaron a la ciudad a dar un salto para mejorar la movilidad urbana, con beneficios que siguen de actualidad”, dice Fabiano Todeschini, presidente de Volvo Buses Latín América.

Con tecnología de punta, el chasis Volvo B8R presenta lo último en electrónica incorporada. El vehículo está equipado con un sistema de freno de disco electrónico, suspensión electrónica, el sistema de gestión de flota de Volvo y I-Coaching (instructor de conductor virtual). Además, las unidades en Chile cuentan con el sistema de control automático de velocidad de Volvo, un dispositivo que utiliza la conectividad por GPS para identificar tramos críticos, con altas tasas de accidentes y limitar la velocidad máxima independientemente de las acciones del conductor. Aprobada después de un año de uso en Curitiba (Brasil), donde las colisiones de autobuses BRT se redujeron en un 50%, esta tecnología se ha convertido en un estándar de fábrica en todos los vehículos pesados de la marca en el continente. Además, los 120 nuevos buses Volvo están equipados con motores que cumplen con los estándares de emisiones Euro VI, los más estrictos, para cumplir con los requisitos ambientales.

“Santiago está en un valle rodeado de montañas. La ciudad se enfoca principalmente en reducir las emisiones, debido a la dificultad topográfica de dispersar partículas en el aire”, comenta Alexandre Selski, director de ventas estratégicas de Volvo Buses en América Latina.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte:

buses |

Buses Volvo más seguros para Santiago de Chile

La flota actual de Santiago tiene 6.700 buses, de los cuales 2.800 son Volvo. La metrópoli cuenta con una solución de transporte público bien estructurada, integrada por buses, subterráneos y trenes que mueven a cerca de 6.2 millones de usuarios todos los días.

Santiago pone el foco en conectividad y seguridad al momento de recibir 120 nuevos buses Volvo con el sistema Safety Zones. En la renovación de su flota de buses, la capital de Chile se centra en mejorar la seguridad. Subus, uno de los operadores más grandes del sistema de transporte público urbano, está recibiendo nuevos buses Volvo equipados con el sistema Safety Zones (“Zonas de Seguridad”) que utiliza la conectividad por GPS para reducir automáticamente la velocidad en áreas críticas.

“Tenemos una fuerte presencia en Santiago. En 2005, cuando se creó el sistema de buses integrado, Volvo fue el mayor proveedor. Nuestros buses ayudaron a la ciudad a dar un salto para mejorar la movilidad urbana, con beneficios que siguen de actualidad”, dice Fabiano Todeschini, presidente de Volvo Buses Latín América.

Con tecnología de punta, el chasis Volvo B8R presenta lo último en electrónica incorporada. El vehículo está equipado con un sistema de freno de disco electrónico, suspensión electrónica, el sistema de gestión de flota de Volvo y I-Coaching (instructor de conductor virtual). Además, las unidades en Chile cuentan con el sistema de control automático de velocidad de Volvo, un dispositivo que utiliza la conectividad por GPS para identificar tramos críticos, con altas tasas de accidentes y limitar la velocidad máxima independientemente de las acciones del conductor. Aprobada después de un año de uso en Curitiba (Brasil), donde las colisiones de autobuses BRT se redujeron en un 50%, esta tecnología se ha convertido en un estándar de fábrica en todos los vehículos pesados de la marca en el continente. Además, los 120 nuevos buses Volvo están equipados con motores que cumplen con los estándares de emisiones Euro VI, los más estrictos, para cumplir con los requisitos ambientales.

“Santiago está en un valle rodeado de montañas. La ciudad se enfoca principalmente en reducir las emisiones, debido a la dificultad topográfica de dispersar partículas en el aire”, comenta Alexandre Selski, director de ventas estratégicas de Volvo Buses en América Latina.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte:

Ir a la barra de herramientas