El sector de cargas en un solo lugar

utilitarios |

¿VW creó una combi eléctrica en 1978?

La Volkswagen T2 “Elektro-Transporter” se construyó en 1978 y constituyó la base de una flota para comprobar los beneficios de la movilidad eléctrica.

La división de Vehículos Comerciales de Volkswagen con sede en Alemania pondrá en exhibición durante la muestra Techno Classica 2020 a desarrollarse en Essen (del 25 al 29 de marzo) una van eléctrica basada en la T2, precursora de los actuales vehículos eléctricos. Licenciado por primera vez en abril de 1978 por el Servicio de Transporte Municipal de Berlín, el vehículo forma ahora parte de la colección VWCV Oldtimer. La combi en cuestión, es más que una camioneta de época: se trata de una de las pocas unidades clásicas con cero emisiones contaminantes en cualquier parte del mundo.

Durante la década de 1970, los inventores de esta van y el popular Beetle crearon una división de desarrollo para concebir el primer VW con motor eléctrico. En 1972, la compañía mostró un primer prototipo en la feria de Hannover. Tenía la forma de una camioneta con una plataforma de carga descubierta. Poco tiempo después, comenzó una breve producción de esta furgoneta eléctrica y no solo se ofreció como una van, sino también como un furgón y un minibús, con una capacidad de carga útil de 800 kg, a pesar de que la batería también pesaba 880 kg. De esta manera, el vehículo pesaba 2.170 kg y podía alcanzar una velocidad máxima de 75 km/h, más que suficiente para moverse en la ciudad.

El municipio de Berlín creyó en el proyecto y adquirió siete unidades para los Servicios de Transporte Municipal, División de Drenajes. En los laterales de las unidades, podía leerse: “Vehículo eléctrico: respetuoso con el medio ambiente”. Para su funcionamiento, VW desarrolló la tecnología de carga y conmutación de baterías en colaboración con Rhenish-Westphalian Electricity (RWE) y la entonces General Electric Street Vehicles (GES). Como alternativa, también era posible cargar la batería de tracción de plomo de Varta a través de una interfaz en la parte posterior de la combi.

Hace más de cuatro décadas, la camioneta del futuro también tenía un sistema de recuperación de energía a bordo, a través del cual se almacenaba la energía cinética cuando se aplicaban los frenos. La cantidad de energía que la batería podía contener era de 21,6 kWh, suficiente para cubrir distancias de hasta 85 kilómetros. La propulsión hacia adelante fue proporcionada por un motor de derivación de corriente continua facilitado por Bosch (más tarde se cambió por Siemens) y logró una salida constante de 16 kW (21 CV) y pudo alcanzar un pico breve a 32 kW (43 CV). El par máximo fue de 160 Nm.

La combi VW eléctrica logró desencadenar un proceso de desarrollo que impulsó a generaciones de ingenieros a intentar crear un vehículo de cero emisiones para la producción en masa. Pero durante décadas lo que faltaba era una tecnología de batería realmente práctica. Hoy las cosas son diferentes. Volkswagen Commercial Vehicles ya ofrece el e-Crafter, una furgoneta grande, moderna y de cero emisiones. Y a partir de 2022 las bautizadas Id.Buzz Cargo despegarán listas para un futuro de la movilidad con cero emisiones contaminantes.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte:

utilitarios |

¿VW creó una combi eléctrica en 1978?

La Volkswagen T2 “Elektro-Transporter” se construyó en 1978 y constituyó la base de una flota para comprobar los beneficios de la movilidad eléctrica.

La división de Vehículos Comerciales de Volkswagen con sede en Alemania pondrá en exhibición durante la muestra Techno Classica 2020 a desarrollarse en Essen (del 25 al 29 de marzo) una van eléctrica basada en la T2, precursora de los actuales vehículos eléctricos. Licenciado por primera vez en abril de 1978 por el Servicio de Transporte Municipal de Berlín, el vehículo forma ahora parte de la colección VWCV Oldtimer. La combi en cuestión, es más que una camioneta de época: se trata de una de las pocas unidades clásicas con cero emisiones contaminantes en cualquier parte del mundo.

Durante la década de 1970, los inventores de esta van y el popular Beetle crearon una división de desarrollo para concebir el primer VW con motor eléctrico. En 1972, la compañía mostró un primer prototipo en la feria de Hannover. Tenía la forma de una camioneta con una plataforma de carga descubierta. Poco tiempo después, comenzó una breve producción de esta furgoneta eléctrica y no solo se ofreció como una van, sino también como un furgón y un minibús, con una capacidad de carga útil de 800 kg, a pesar de que la batería también pesaba 880 kg. De esta manera, el vehículo pesaba 2.170 kg y podía alcanzar una velocidad máxima de 75 km/h, más que suficiente para moverse en la ciudad.

El municipio de Berlín creyó en el proyecto y adquirió siete unidades para los Servicios de Transporte Municipal, División de Drenajes. En los laterales de las unidades, podía leerse: “Vehículo eléctrico: respetuoso con el medio ambiente”. Para su funcionamiento, VW desarrolló la tecnología de carga y conmutación de baterías en colaboración con Rhenish-Westphalian Electricity (RWE) y la entonces General Electric Street Vehicles (GES). Como alternativa, también era posible cargar la batería de tracción de plomo de Varta a través de una interfaz en la parte posterior de la combi.

Hace más de cuatro décadas, la camioneta del futuro también tenía un sistema de recuperación de energía a bordo, a través del cual se almacenaba la energía cinética cuando se aplicaban los frenos. La cantidad de energía que la batería podía contener era de 21,6 kWh, suficiente para cubrir distancias de hasta 85 kilómetros. La propulsión hacia adelante fue proporcionada por un motor de derivación de corriente continua facilitado por Bosch (más tarde se cambió por Siemens) y logró una salida constante de 16 kW (21 CV) y pudo alcanzar un pico breve a 32 kW (43 CV). El par máximo fue de 160 Nm.

La combi VW eléctrica logró desencadenar un proceso de desarrollo que impulsó a generaciones de ingenieros a intentar crear un vehículo de cero emisiones para la producción en masa. Pero durante décadas lo que faltaba era una tecnología de batería realmente práctica. Hoy las cosas son diferentes. Volkswagen Commercial Vehicles ya ofrece el e-Crafter, una furgoneta grande, moderna y de cero emisiones. Y a partir de 2022 las bautizadas Id.Buzz Cargo despegarán listas para un futuro de la movilidad con cero emisiones contaminantes.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte:

Ir a la barra de herramientas