pickups |

Una muy querida camioneta cumple seis décadas en el mercado

Hace 60 años, Jeep empezaba a dejar su huella con el lanzamiento de la primera generación de su camioneta insignia basada en la Wagooner.

jeep-gladiator-camioneta

Inspirándose en las carretas de caballos, las camionetas nacieron con el simple propósito de trasladar elementos grandes y pesados pero con un tamaño reducido respecto a un camión. Un nicho que fue forjando sus principales señas de identidad como la fiabilidad, robustez y capacidad para enfrentarse a todo tipo de terrenos.

Estas características coincidían punto por punto con las prestaciones que ofrecía el afamado Jeep Willys desde la Segunda Guerra Mundial, por lo que era cuestión de tiempo que la marca pusiera manos a la obra para lanzar su propio concepto de camioneta, un proceso que se concretaría en 1962 con la llegada del Gladiator.

Basado en la plataforma del lujoso Jeep Wagoneer, el Gladiator heredó su versatilidad y su comportamiento en ruta, aportando múltiples siluetas y carrocerías para adaptarse a las necesidades de una clientela muy variada: granjeros, transportistas, talleres mecánicos, particulares amantes del aire libre.

Por este motivo, esta camioneta se pudo adquirir, desde su lanzamiento hace seis décadas, tanto en versión chasis-cabina como grúa, camión o, incluso, como camper.

Gladiator: la camioneta y sus generaciones

La primera generación del Gladiator se comercializaba en 1962 versiones con propulsión trasera o tracción integral y se movía gracias al revolucionario motor 3.8 L de 140 CV con 6 cilindros en línea, una de las primeras mecánicas con árboles de leva en cabeza disponibles en el mercado norteamericano. Tres años más tarde se incorporaba al catálogo el AMC V8 de 250 CV.

Seis años después, perdía su nombre de luchador romano para ser denominado, sencillamente, Jeep Pick Up o Serie J. Esto no fue en detrimento de las prestaciones de este modelo. Al contrario, fue ganando en cualidades “off road” con el sistema de tracción total manual Dana, en 1977, al que sucedería el sistema Quadra-Trac en 1983.

Te puede interesar: Orgullo nacional: las camionetas derivadas de autos que se fabricaron en Argentina

Al mismo tiempo, la gama se fue diversificando y sus equipamientos y terminaciones se acercaron a los que se ofrecían en los sedanes de la época. Así, versiones como la Pionneer ofrecían un interior elegante, paragolpes cromados y molduras metalizadas en el marco de las ventanas, mientras que el acabado Honcho disponía de una tapicería exclusiva firmada por Levi’s.

El punto máximo lo marcó, en 1980, el acabado Laredo, que no tenía nada que envidiar a los sedanes más lujosos de la época: tapicería de cuero, cromados y un sofisticado sistema de audio Alpine.

El fin de la vida comercial del primer Gladiator llegaría en 1988, año en que fue sustituido por el Jeep Comanche, un modelo más corto que estaría en los concesionarios hasta 1992. Desde entonces, la marca no ofrecería una camioneta a sus clientes hasta 2018, con el lanzamiento de la nueva generación del Gladiator.

Te puede interesar: ¿Va o no va? Ford revive a su pick up más querida 

Actualmente, esta camioneta, o pick up, incluye los equipamientos más avanzados en materia de estilo, confort, tecnología, y más de 65 sistemas de seguridad activa y pasiva, sin contar con las cualidades para el uso off road desde los tipos de tracción hasta los modos preseteados.

Claro que los argentinos la conocimos mucho antes, ya que desde 1956 y tras la puesta en marcha de Industrias Kaiser Argentina (IKA) se produjeron los primeros motores y el famoso Jeep IKA, para luego lanzar la camioneta Baqueano, que se produjo hasta 1963.

Discontinuada esta pick up desarrollada sobre la base del Willy’s, el fabricante presenta la Gladiator que salía de la línea de montaje de la planta de Santa Isabel, Córdoba, con dos cajas de carga de 500 y 1.000 kg, y hasta doble tracción.

Luego de un éxito que se vio opacado por la llegada de las camionetas de Ford y Chevrolet, que eran más grandes, la Gladiator culminó su producción en 1975 y contaba con el motor Tornado Super Power 230 de 3.77 litros  del querido Torino.

jeep-gladiator-camioneta

jeep-gladiator-camioneta

jeep-gladiator-camioneta

jeep-gladiator-camioneta

jeep-gladiator-camioneta

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *