novedades |

La abuela Maxine y su Road Train Volvo por Australia

“Driver’s World” es una serie realizada por Volvo Trucks para descubrir a conductores muy particulares en las rutas de todo el mundo.

Si bien en Argentina recién por estos años se está implementando la modalidad Bitren para el transporte de grandes cargas, en otros países del mundo sus reglamentaciones (por necesidad, geografía o infraestructura) permiten ir mucho más allá. Tal es el caso de los llamados Road Train de Estados Unidos y Australia o Megacamiones de España, donde una unidad tractora se encarga de llevar cuatro o más acoplados.

La historia de Maxine Taylor es muy particular, ya que esta viuda-abuela de 52 años es una de las pocas mujeres conductoras con la misión de llevar una carga que excede las 175 toneladas por las largas y solitarias carreteras del interior de Australia.

Maxine heredó la pasión por los camiones de su padre, quien la inculcó en los primeros pasos de la conducción. Más tarde, su propio esposo, también camionero, terminó por encauzarle la profesión que ostenta actualmente. “Mi marido me puso a conducir un Road Train después de que se enfermó”, explica. “Fue para que pudiéramos trabajar juntos durante sus últimos años y para que yo pudiera mantenerme económicamente”. Así, durante un tiempo, la pareja trabajó para la misma compañía, en la misma tripulación, y vivieron juntos en el campamento, viéndose cada noche, antes de que el esposo de Maxine falleciera hace dos años.

Esta abuela del volante (tiene tres hijos y dos nietos), conduce un Volvo FH 16 Tri Drive de 175 toneladas transportando cuatro acoplados repletos de manganeso (un mineral utilizado como aleación para la fabricación de acero inoxidable) en una ruta de 800 kilómetros de ida y vuelta entre Woodie Woodie y Port Hedland, en la remota región de Pilbara en Australia Occidental. Su rutina laboral es de seis días de viaje y uno de descanso, durante 8 semanas para tener luego un largo franco de 15 días que se toma para ir a su casa en Brisbane, a 5.000 kilómetros de distancia. Por lo general, cada viaje de ida y vuelta demora entre 12 y 13 horas, pero puede prolongarse hasta 17 cuando se presenta algún inconveniente como una pinchadura o una inesperada rotura.

“Viajamos por una región semi-desértica, con altas temperaturas que alcanzan los 50 grados”, describe su itinerario Maxine. “Estamos prácticamente solos allí afuera. No hay muchos signos de vida, excepto el cruce ocasional de una vaca, algún perro dingo, o un canguro curioso que se acerca a la ruta para husmear. Cuando llega la temporada de lluvias, puedes estar atrapado aquí durante días, esperando que bajen las inundaciones”.

En lo que respecta a su “oficina de trabajo”, el camión Road Train que conduce es un Volvo FH16 tractor 10×6, de 5 ejes (los últimos tres traccionan) con 4 trailers. El motor del Volvo, movido por una caja I-Shift, eroga 700 CV de potencia y un par de 3.150 Nm, consiguiendo un arrastre en peso bruto combinado de 175 toneladas (la carga útil supera las 113 toneladas). Su longitud es de 53,5 metros, tiene en conjunto 84 ruedas y lleva una capacidad total de 1.840 litros de combustible (porque viaja por una región donde no hay sitios donde abastecerse). “El camión es muy cómodo para viajar, todo su funcionamiento es suave”, dice Maxine. “Cada conductor cuida su unidad como si fuera propia. Mi padre también manejaba un Volvo, por lo que se trata de una marca que está muy cerca de mi corazón”, finaliza.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: