novedades |

Convierten una pick up Ford F150 en un mini-camión y lo venden a una fortuna

Singular por donde se lo mire, este mini-camión desarrollado sobre la base de una Ford F150 cuenta con un motor V8 perteneciente a la competencia.

mini-camion-pick-up-ford-f-150

Desarrollar un mini-camión sobre la base de la pick up más vendida del mundo puede resultar un sacrilegio o bien una obra maestra si la presentación es realmente esmerada. Y en esta oportunidad no exageramos al decir que tiene un poco de ambas cosas.

Por un lado, huelga decir que el diseño final es realmente muy bueno, ya sea desde la adaptación de toda la carrocería como el interior que es el mismo que un camión convencional, en este caso perteneciente a un modelo de neto corte norteamericano.

Y es que todo el diseño del frontal y la plancha completa fueron tomados de un Kenworth, marca perteneciente al Grupo Paccar (Peterbilt, DAF), así como el parabrisas, bocinas, luces superiores y una salida de escape lateral, entre otros. Por otro lado, el chasis utilizado pertenece a una Ford F-150 del cual se desconoce el año de producción.

Te puede interesar
Una Toyota Land Cruiser se convierte en submarino para batir un récord mundial

Pero, y acá viene la reseña que comentamos al principio, hay algo aún más particular en esta pick up transformada en mini-camión. ¿Diseño? Kenworth, bien. ¿Chasis? Ya lo dijimos, Ford. ¿Motor? Repetimos, un verdadero sacrilegio: un V8 de origen Chevrolet.

mini-camion-pick-up-ford-f-150

revista tm digital

El mini-camión, una extraña mezcla de autopartes y un buen resultado

La creatividad y el dinero son dos cosas que, combinadas, pueden dar como resultado vehículos impensables. Y una creación que tiene relativamente éxito entre los entusiastas son los “Littie Big Rigs”, que son básicamente autos y pick ups transformados para que parezcan camiones, es decir, son modelos pesados a menor escala, con un tamaño similar al de una camioneta convencional.

Te puede interesar
La pick up más vendida del mundo alcanzó otro récord

El mini-camión que ocupa esta nota fue construido por un ciudadano estadounidense que probó fusionar estos dos modelos que alzan la bandera de su país junto a un motor V8 de 6,2 litros de origen Chevrolet (otra marca yankee), que se combina con una caja de cambios manual de cuatro marchas. Según se informa, la velocidad máxima es de sólo 60 millas, casi 100 km/h.

mini-camion-pick-up-ford-f-150

Según explican en este video, la sensación de conducir este mini-camión no difiere a la de un pesado convencional. Lo que sí se evita su dueño es tener que pasar por toda la burocracia para documentar un vehículo realmente pesado, ya que para sentarse detrás del volante de un mini-camión como este no es necesario tener licencia de chofer profesional.

Y si de volante e interior hablamos, vale destacar que todo está hecho a medida en una mezcla de madera y cuero, manteniendo la esencia de un camión pesado de la vieja escuela, incluidas las contrapuertas tapizas, los colores, una buena cantidad de relojes diseminados por la plancha y hasta la conexión de un sistema de aire acondicionado. La palanca de cambios, como corresponde, al piso.

Te puede interesar
Ford detiene la venta de su exitosa pick up por fallas electrónicas en miles de unidades

mini-camion-pick-up-ford-f-150

Si se la mira de lateral, se utilizó una caja con guardabarros pronunciados, como las clásicas pick ups de Ford, junto a una caja de carga baja con estructura, piso y laterales en aluminio. El paragolpes, por su parte, continúa con el diseño Kenworth: grande, de una sola pieza y totalmente cromado.

Este interesante mini-camión fue puesto a la venta en la sitio Gateway Classic Cars por 33.000 dólares. Y si bien existen muchos Little Big Rigs repartidos por todo el mundo, los norteamericanos son los seres los más apasionados por la creación de estos vehículos. Prueba de esto es este modelo a escala y con un precio que vale su peso en oro.