novedades |

DAF TurboTwin, final trágico para el mejor camión que vio el Dakar

Con el comienzo de la 44° edición de la competencia de rally más dura del mundo, te contamos todo a cerca del DAF TurboTwin: el monstruo del Dakar.

daf-turbotwin-x1-dakar

Si repasamos la historia del Dakar, el DAF TurboTwin será sin dudas uno de los camiones más extravagantes y que mucho ruido hizo en sus pocas temporadas en la competencia, la cual ganó de punta a punta en la edición 1987 superando ampliamente en tiempo a autos y motos.

El DAF TurboTwin fue un prototipo extremo y bestial creado por el holandés Jan De Rooy (padre de Gerard) con un claro objetivo: ganar el Dakar en la categoría camiones, nicho en el que Mercedes-Benz y Tatra eran los bólidos a vences por aquel entonces.

De Rooy dio sus primeros pasos en la edición de 1981 al lanzarse a la aventura utilizando camiones DAF 1800 4×4 levemente reformados (mantenían sus 200 CV de fábrica) de su propia empresa de transporte. ¿Resultado?  Abandono antes de la primera mitad de la competencia.

Para las siguientes competencias, De Rooy fue aprendiendo y conduciendo camiones con cada vez más potencia y mayor dinero invertido, pero le era muy difícil alcanza a Georges Groine y su Mercedes-Benz, el N°1 de aquella época.

Viéndose lejos de los primeros puestos, el holandés decide crear un prototipo sobre la base de un DAF F3300: el Tweekoppige Monster (monstruo de dos cabezas). Esta rareza estaba construida a partir de la unión de dos chasis, teniendo dos motores que movían al eje trasero con una potencia combinada de 800 CV.

Más allá de la doble propulsión, y con el fuerte apoyo oficial de DAF, De Rooy decidió dejar la segunda cabina en la parte posterior para llamar la atención y tener más repercusión publicitaria. ¿Qué sucedió? Abandonó, pero supo en ese momento que había encontrado la manera de ganar el Dakar.

Te puede interesar: ¡Equipo listo! Esto son los camiones Iveco para el Dakar 2022

Ya en 1985 desarrolla el camión bimotor de 870 CV basado en el F3300 (bautizado como “The Bull”, el Toro) ahora con una sola cabina para mejorar la aerodinámica. ¿Logró ganar? No, consiguió liderar en su categoría pero una penalización lo relegó a la segunda posición.

DAF TurboTwin, el terror de los autos

Llega la novena edición de 1987 y con ella un De Rooy decidido a cruzar la meta en primer lugar con la gran revolución: el DAF TurboTwin, dotado de un chasis tubular, carrocería en aluminio y un gran alerón trasero, mantenía un peso total de apenas 1.150 kg.

La estructura del DAF TurboTwin soportaba dos motores de 6 cilindros en línea, con 11,6 litros, tres turbocompresores cada uno, acoplados a dos transmisiones de 8 marchas sincronizadas en un solo comando, y una potencia combinada de 1.200 CV.

Con prestaciones para el infarto (más de 200 km/h de máxima), llegó a ganarle una etapa a los autos y no se detuvo hasta quedarse con la victoria en su categoría, sacándole hasta 14 horas y media de ventaja al segundo camión. Además, finalizó en la increíble 11º posición general.

Para la temporada siguiente, en 1988, el DAF TurboTwin va por el bicampeonato: alcanza los 1.220 CV consiguiendo una velocidad punta superior a los 220 km/h y acelerando de 0 a 100 km/h en apenas 8,5 segundos.

Te puede interesar: Con 1.100 CV ya está listo para correr el Dakar este extraño camión

Gracias a este bólido quedará inmortalizada la imagen televisiva mientras un helicóptero captura el momento en que el DAF TurboTwin de De Rooy pelea a la par del Peugeot 405T16 de Ari Vatanen, ambos circulando a velocidades superiores a los 200 km/h en pleno desierto.

Pero, como suele suceder, tanta ambición conllevó a un final trágico: en la 7° etapa, el DAF TwinTurbo de Theo Van de Rijt impacta con una duna a más de 180 km/h, da 6 vueltas en el aire y uno de sus copilotos, Kees Van Loevezijn, pierde la vida al salir eyectado con su propia butaca.

El fabricante DAF da la orden de retirarse de la competencia en señal de duelo, justo en el momento en que Jan de Rooy se ubicaba en la quinta posición de la clasificación general, algo impensado siendo que superaba al 95% de los autos participantes.

Sus excesivas prestaciones y el fatal resultado llevaron a un cambio reglamentario que prohibió el desarrollo de camiones prototipo por considerarlos peligrosos para los pilotos y para los espectadores, mientras que para la edición de 1989 la categoría camiones no fue de la partida en señal de duelo.

En las ediciones siguientes el ente organizador fue limitando gradualmente las prestaciones de estos titanes de la arena por cuestiones de seguridad. Actualmente, ningún camión de la categoría más pesada puede ser alterado más allá de lo que dice el reglamento y están limitados a 140 km/h.

daf-turbotwin-x1-dakar-

daf-turbotwin-x1-dakar-

daf-turbotwin-dakar