novedades |

Clásicos: la historia de Krupp

Este gran consorcio metalúrgico alemán con una dilatada vida supo apostar a los buses, dejando de lado a sus poderosos camiones.

Clasicos Kropp

Fundada a principios del siglo 19 por Friedrich Krupp (1787-1826) como una pequeña forja en la ciudad de Essen, empezó a crecer al ritmo que la revolución industrial demandaba más y más acero mientras que se sucedían continuas innovaciones técnicas para obtenerlo. Su hijo Alfred Krupp (1812-1887) adoptó todas estas novedades convirtiendo la pequeña fragua en un enorme conglomerado industrial. Especialmente a partir de 1866, cuando empezó a fabricar cañones de acero muy superiores a los de bronce de la competencia y se convirtió en el principal proveedor de todas las guerras hasta después de 1945.

Esta peculiar industria proporcionó ingentes cantidades de capital que fueron aplicadas a actualizar y hacer crecer más y más las instalaciones. A principios del siglo 20 era la mayor empresa del mundo y Alemania una potencia de primer orden, en buena parte gracias a Krupp.

En 1897, llegan a un acuerdo con MAN y Deutz para desarrollar las patentes del motor diésel, fusión que se mantuvo en vigencia hasta 1901. Pero fue en 1925 cuando presenta un pequeño autobús urbano y otro interurbano de 25 plazas, carrozados por Uerdinger Waggonfabrik. Dos años más tarde construye un autobús de bastidor bajo, el O 3 N, para luego presentar el O 5 N en sus versiones panorámicas y urbanas, con varias carrocerías diferentes y en configuraciones 6×2. Dado que Krupp no disponía de motores diésel para ese entonces, en 1931 adquirió una licencia de Junkers para la producción de dichos propulsores de dos tiempos y cuya potencia alcanzaba los 110 caballos.

Tras la Segunda Guerra Mundial cambió la designación de sus modelos, utilizando una letra (que identifica el tipo de camión) y 3 números, siendo la 2ª cifra el número de cilindros, sin bien en los vehículos de exportación se utilizaron hasta 4 cifras.

Clasicos Kropp

En la feria de Hannover de 1949 expone el autobús de cabina avanzada TD 50, carrozado por Waggonfabrik Uerdingen, Thiele y G. Auwärter. De éste sólo se vendieron 85 unidades, y la venta de autobuses ya nunca llegaría a alcanzar las cifras de antes de la guerra; así, en 1952, el año de más éxito, se vendieron sólo 62 vehículos. En esa época, presentaron el camión Titán, y al año siguiente el Mustang.

Para no desaparecer del mercado de autobuses, en 1959 se fabricó el urbano O 124 con motor diésel de 120 cv y de dos tiempos “gamma-silumin”, en el cual cada cilindro disponía de su propia bomba de inyección, pero dado que el motor causó muchos problemas, sólo se fabricaron pocas unidades. Así fue que a continuación, hasta 1963 se fabricaron sólo unos pocos vehículos más, y exclusivamente a pedido, tras lo que la Krupp dejó de fabricar chasis para autobuses.

Clasicos Kropp

En 1968 presentaron el novedoso LF980, que con 250 CV era el camión más potente de Europa. Equipaba un motor Cummins V8 y fue el primer Krupp con cabina abatible.

A causa de varias exportaciones que no fueron cobradas, Krupp tuvo serias dificultades financieras a fines de los ‘60, por lo que al año siguiente, fue absorbida por la Daimler-Benz.

También podría interesarte: