novedades |

Del siglo pasado: así se repartía el correo antes que existiera el e-mail

En la era donde la digitalización era una utopía, el correo o servicio postal fue la mejor forma de contactarse a distancia. Repartir cartas no era nada sencillo.

El e-mail, correo electrónico, marcó a una era. No solo permitió la comunicación escrita casi instantánea de una o más personas sin importar la distancia ni el país donde residan, sino que también dio inicio a la globalización de la comunicación masiva y el despertar de las redes sociales.

Pero también, así como una generación se vio marcada por enviar un e-mail desde una computadora conectada a internet, otra generación le dijo adiós a las cartas escritas a mano, la ansiedad que producía esperar la respuesta del otro lado (que podría tardar meses) y al servicio postal que las entregaba bajo puerta o las dejaba en aquellos simpáticos carteros.

Te puede interesar
Ni limusina, ni auto de colección: así llegó la novia a su boda

Una pieza fundamental del correo postal fue sin dudas el móvil, es decir todo aquello que permitía unir ciudades, estados y hasta países; desde un simple caballo o carreta, hasta una bici, moto, auto y los más mimados de todos: los buses transformados en oficinas postales.

camion-mercedes-reparto-de-correo-siglo-pasado

Uno de ellos ocupa esta nota, y es nada más ni menos que un bus de larga distancia Mercedes-Benz O 10000 del año 1938, es decir, se construyó hace 85 años para esta labor. Lo más llamativo es que estuvo en servicio hasta mediados de la década del ’70, cuando fue reemplazado por vehículos más ligeros y de menor tamaño.

Te puede interesar
De la vieja escuela: la última Ford F-100 de producción nacional en su estado más puro

Clásicos: Fageol CargoLiner, el remolque sin tractor

El lugar donde dio servicio fue para la oficina de correos móvil en Austria, y fueron numerosas las soluciones individuales que hicieron posible ofrecer la gama completa de servicios del proveedor estatal de correos y de comunicaciones de forma temporal, todo en un solo lugar.

Cómo era el reparto de correos antes del e-mail

Un buzón con una tapa de metal pulido brillante, mostradores de clientes para comprar sellos, y también la opción de enviar telegramas desde este bus Mercedes-Benz, el cual estaba pintado en amarillo y negro, colores que hacen referencia a la historia postal europea, ya que son los “colores imperiales”.

Te puede interesar
Un clásico camión de Mercedes-Benz vuelve a la vida con este concept alucinante

como-se-repartia-el-correo-en-1960

revista tm digital

Lo primero que llama la atención es la diferente posición de las ventanas altas y de las más bajas. Allí, los empleados aceptaban cartas, telegramas y paquetes, ya que no se sentaban en muebles de oficina convencionales. Por eso, los asientos deslizantes estaban unidos al piso del interior y había huecos para las piernas de los empleados frente a ellos.

Alfa Romeo cumple 100 años y recordamos sus camiones, ¿los conocías?

El desafío fue proporcionar un lugar de escritura para los clientes, el cual también se resolvió de manera inteligente: una especie de escritorio en una pared lateral se podía plegar hacia afuera para este propósito. La iluminación integrada con tres lámparas pequeñas fue también una innovación.

Te puede interesar
Dyson Landliner, el colectivo “fantasma” con dos motores V8

La ubicación de las cartas y paquetes se clasificaban de inmediato para ser depositados en las bolsas postales. Las mismas se sujetaban de un poste con abrazaderas, como si fuera un guardarropa. A su vez, para el personal a bordo el Mercedes-Benz contaba con una nevera y un lavabo, entre otras cosas.

como-se-repartia-el-correo-en-1960

Y si bien esta oficina de correos no tenía aire acondicionado, se instaló una puerta mosquitera en la parte trasera para que suministre aire fresco durante las paradas. Esto también aseguró que nadie acceda sin autorización al vehículo.

Como si fuera poco, la unidad también contaba con tres cabinas telefónicas ubicadas en el lado izquierdo del bus, detrás de puertas de aspecto sólido integradas al ras de la carrocería. En cada una de ellas había un teléfono negro con disco giratorio sobre una pequeña mesa atornillada a la pared, y eran aptos para realizar llamas internacionales.

como-se-repartia-el-correo-en-1960

como-se-repartia-el-correo-en-1960