novedades |

Aquellos viejos tiempos: Magirus

Antes de ser absorbida por Iveco, la compañía alemana ya se dedicaba a desarrollar vehículos y plataformas para combatir incendios. Aliada de Volvo, DAF, Agrale y Deutz, tuvo su auge en Argentina en los años 60.

Corría el año 1864 cuando un oficial de bomberos alemán llamado Conrad Dietrich Magirus fundaba en la ciudad de Ulm una sociedad para construir material móvil contra incendios. Este personaje fue un gran innovador por aquellos tiempos, ya que desarrolló soluciones tales como la primera escalera de dos ruedas con plataforma en la parte superior y la primera escalera giratoria montada sobre un carruaje.

Décadas más tarde, y tras varios intentos fallidos, Conrad construyó la primera bomba de vapor instalada en automóvil, para luego, apenas unos años más tarde, presentar la primera bomba a gasolina. Estas invenciones fueron tenidas en cuenta por diferentes empresas y en 1911, la compañía pasó a denominarse C.D. Magirus AG. Cinco años más tarde, la nueva entidad comienza a producir camiones y autobuses, sin dejar de lado su vocación del material contraincendios.

En 1931, y reivindicando su invento, construyen la primera escalera giratoria de acero para luego fusionarse con Humboldt-Deutz Motorenfabrik, pasando a llamarse Klöckner-Humboldt-Deutz AG. Antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, todos los motores de sus vehículos pasan a ser Deutz, del tipo diésel y refrigerados por aire. La gama era por demás completa, con versiones de 4, 6, 8, 10 y 15 cilindros. Estos últimos resultaban poco austeros a la hora de hablar de consumo de combustible y autonomía.

Ya en 1951 aparece la gama de camiones con el característico capot redondeado. Eran llamados Júpiter, Mercurio o Saturno (por su trompa similar a un planeta) y se volvieron muy populares, tanto que en Alemania existen varios clubs dedicados a realizar viajes a campo traviesa con las versiones 4×4.

Esta exótica cabina dejó de construirse en 1971, cuando se llegó a un acuerdo para construir una cabina común con Volvo, DAF y Saviem, al mismo tiempo que se unificaba la gama de todo el grupo Klöckner-Humboldt-Deutz. La innovación en el campo de la extinción de incendios continuó al crear vehículos especiales para aeropuertos que montaban la primera escalera controlada por ordenador.

En nuestro país, la marca se hizo fuerte en los años 60, cuando se inició la producción de los camiones de cabina frontal Magirus-Deutz, modelos 200 D 16FL y 200 D 16 FS y los ómnibus Magirus-Deutz 200 RS en la planta de Haedo, Provincia de Buenos Aires. Esta producción se mantuvo hasta fines de los años 70 cuando se discontinuó la producción automotriz. En 1992, luego de una pausa productiva, se presentó el Deutz-Agrale Dynamic. Se trató de un producto desarrollado conjuntamente con la empresa brasileña Agrale, que estuvo encargada del diseño y provisión de la cabina, mientras que el motor, el chasis y demás elementos mecánicos fueron provistos por Deutz Argentina.

Luego de la absorción por parte del grupo Iveco en 1975, la marca comenzó a abandonar los mercados, salvo en aquellos donde tenía un sólido prestigio (Alemania, parte de Europa Central y Oriente Medio) hasta 1992. A partir de esta fecha, Magirus es una marca reservada exclusivamente para los vehículos especiales contraincendios, utilizando chasis y motorizaciones Iveco.