mercado |

Camioneros: recomendaciones para evitar contagios

En cada parada es esencial lavarse las manos con agua y jabón, o de no tenerlo, con alcohol en gel, cuando se vaya al sanitario, antes y después de la ingesta de alimentos, para evitar la transmisión de virus, gérmenes y/o bacterias al organismo.

Desde la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) y su rama académica, la Fundación Profesional para el Transporte (FPT), emitieron un comunicado con recomendaciones y sugerencias para que los transportistas puedan mantener la higiene de los vehículos y disminuir así los riesgos generados por el coronavirus.

El material, pensado para aquellos que diariamente mantienen sus labores a pesar de la crítica situación sanitaria, incluye consejos a tomar antes, durante y después de cada viaje.

 

# Para antes de salir, es necesario ventilar y renovar el aire natural de la cabina. Dejar solo los imprescindibles y debidamente ordenados y sanitizar todos los elementos en contacto con el conductor con solución de agua hiperclorada (50mml de lavandina en un litro de agua) en un pulverizador: volantes, palancas, comandos, tableros, botones, pasa manos, etcétera.

Chequear los equipos de protección individual a utilizar, su estado, conservación y que estén almacenados adecuadamente para evitar su daño accidental o contaminación. En caso de presentar cuadros de gripes o resfríos, contar con guantes desechables para la limpieza y desinfección de superficies y barbijos para evitar la propagación de secreciones corporales. También se aconseja el uso adecuado de ropa de trabajo: pantalones largos, camisas de mangas largas y calzado de seguridad. No está de más incorporar una protección ocular o anteojos de seguridad cuando exista riesgo de contaminación por salpicaduras o gotas y cuando se realice la sanitización de la cabina.

 

 

# Mientras se está en la ruta, respetar todas las indicaciones de prevención dispuestas, en cada parada o estadía temporaria. Repetir el proceso de limpieza cada vez que se ingrese a la cabina, con máxima dedicación a elementos y superficies que hayan entrado en contacto con objetos del exterior.

 

# Una vez terminado el viaje, volver a sanitizar en forma general el interior y el exterior de la cabina con la solución de agua hiperclorada, reforzando la limpieza en pisos, asientos, paneles, tapizados. Higienizar manos, indumentaria, equipos personales y todos los elementos que tengan contacto con cada conductor (volantes, palancas, comandos, tableros, botones, pasa manos)

En cada parada es esencial lavarse las manos con agua y jabón, o de no tenerlo, con alcohol en gel, cuando se vaya al sanitario, antes y después de la ingesta de alimentos, para evitar la transmisión de virus, gérmenes y/o bacterias al organismo. Por último, más allá de la sanitización de las cabinas, se recomienda generar el recambio de aire mediante su ventilación, cada dos o tres horas.

También podría interesarte: