El sector de cargas en un solo lugar

utilitarios |

Clásicos: Citroën HY, el primer furgón del mundo

Finalizada la 2° Guerra Mundial, Francia necesitaba vehículos comerciales. Citroën no desaprovechó la oportunidad y en 1947 lanzó el HY, un utilitario que se fabricaría durante los próximos 30 años.

Citroën HY

Luego del paso de la devastadora guerra, los ingenieros de Citroën se pusieron a trabajar en el Proyecto HY. Un utilitario que estaba constituido desde una carrocería autoportante realizada con chapa ondulada (barata, resistente y fácil de trabajar) unida mediante cuatro grandes tornillos a un subchasis delantero que soportaba todos los componentes mecánicos.

Citroën HY

La premisa de los ingenieros en esta etapa tan difícil en la historia de la humanidad fue desarrollar un vehículo funcional y barato, con poca distancia al suelo para facilitar la carga y descarga, y con una altura interior suficiente para que en él tuviesen cabida los bultos de mayor tamaño que eran chicos como para transportarlos en un camión. Para ello, Citroën tomó la experiencia adquirida con el modelo TUB (Traction Utilitaire Basse) producido en pequeñas series entre 1938 y 1941.

Mirá también: Cada vez es más difícil exportar autopartes desde Argentina

Citroën HY

Otra de las ventajas que debía incorporar respecto de los modelos más representativos de la época era la tracción delantera, que al montar delante todos lo referente a la parte de propulsión, permitía tener una plataforma trasera de carga plana y, lógicamente, cercana al suelo. ¿La cadena cinemática? Motor, transmisión y suspensión delantera fueron tomados directamente del Citroën Traction Avant (un sedán/coupé conocido en nuestro país como el “11 Ligero”).

Motores y versiones

Inicialmente se ofrecieron dos cilindradas, 1.6.y 1.9 litros, y la capacidad de carga oscilaba entre los 850 y 1.600 kg, según versión. El motor más grande erogaba 35 HP y alcanzaba los 75 km/h gracias a las relaciones de su caja de tres marchas. Con el paso de los años el modelo utilitario adoptó los motores del Citroën DS y fue agregando versiones, incluso una configuración impulsada mediante un propulsor diésel, con mayores distancias entre ejes, parte trasera sobreelevada y capacidad de carga cercana a las 2 toneladas. Todos los motores eran robustos, pero los nafteros no estaban equipados con un filtro de aceite. A pesar de esta omisión, y con cambios regulares del fluido cada 3.000 km, su vida útil era de unos 100.000 km.

Citroën HY

La producción estándar se basaba en tres carrocerías: furgón, transporte de ganado y pick up, aunque dependiendo de las necesidades de cada usuario, había múltiples carroceros que realizaban todo tipo de versiones especiales como minibuses, casas rodantes o vehículos especiales para apagar incendios. Para la época, el diseño era por demás moderno. Con técnicas de construcción inteligentes, como el uso de los perfiles omega, múltiples placas delgadas soldadas entre sí, revestimiento lateral corrugado, un muy fuerte piso de dos piezas soldados que soportaban el peso de un caballo y la puerta con innovadoras bisagras.

Citroën HY

Las unidades estaban disponibles en tres alturas con siete longitudes, lo que permitía 21 combinaciones diferentes desde 7,3 metros cúbicos de carga, hasta 16,4 m³. En el caso de transporte de pasajeros, lograba llevar desde diez hasta 27 ocupantes, incluyendo conductor y copiloto.​ Por dentro el HY no tenía ninguna pieza exclusiva, ya que tomaba los elementos (asientos, volante, instrumental) del resto de modelos de la gama Citroën (2 CV, AMI, DS, etc) en función de las disponibilidades existentes en stock.

Citroën HY

Luego de ultimar detalles, fue presentado, por primera vez, en 1947 en el París Motor Show. Este fue el comienzo de los conocidos actualmente como “furgones” en el mercado comercial global. La caja baja del Citroën HY, le permitía el acceso cómodo de mercaderías, tres puertas traseras, la tracción delantera, suspensión en las cuatro ruedas, un sistema de frenado muy avanzado y una puerta lateral le aseguraron el éxito inmediato. Tanto que desde 1949 hasta 1981, año en que se despidió de las líneas de montaje, se produjeron más de 473.289 unidades en tres países diferentes.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

utilitarios |

Clásicos: Citroën HY, el primer furgón del mundo

Finalizada la 2° Guerra Mundial, Francia necesitaba vehículos comerciales. Citroën no desaprovechó la oportunidad y en 1947 lanzó el HY, un utilitario que se fabricaría durante los próximos 30 años.

Citroën HY

Luego del paso de la devastadora guerra, los ingenieros de Citroën se pusieron a trabajar en el Proyecto HY. Un utilitario que estaba constituido desde una carrocería autoportante realizada con chapa ondulada (barata, resistente y fácil de trabajar) unida mediante cuatro grandes tornillos a un subchasis delantero que soportaba todos los componentes mecánicos.

Citroën HY

La premisa de los ingenieros en esta etapa tan difícil en la historia de la humanidad fue desarrollar un vehículo funcional y barato, con poca distancia al suelo para facilitar la carga y descarga, y con una altura interior suficiente para que en él tuviesen cabida los bultos de mayor tamaño que eran chicos como para transportarlos en un camión. Para ello, Citroën tomó la experiencia adquirida con el modelo TUB (Traction Utilitaire Basse) producido en pequeñas series entre 1938 y 1941.

Mirá también: Cada vez es más difícil exportar autopartes desde Argentina

Citroën HY

Otra de las ventajas que debía incorporar respecto de los modelos más representativos de la época era la tracción delantera, que al montar delante todos lo referente a la parte de propulsión, permitía tener una plataforma trasera de carga plana y, lógicamente, cercana al suelo. ¿La cadena cinemática? Motor, transmisión y suspensión delantera fueron tomados directamente del Citroën Traction Avant (un sedán/coupé conocido en nuestro país como el “11 Ligero”).

Motores y versiones

Inicialmente se ofrecieron dos cilindradas, 1.6.y 1.9 litros, y la capacidad de carga oscilaba entre los 850 y 1.600 kg, según versión. El motor más grande erogaba 35 HP y alcanzaba los 75 km/h gracias a las relaciones de su caja de tres marchas. Con el paso de los años el modelo utilitario adoptó los motores del Citroën DS y fue agregando versiones, incluso una configuración impulsada mediante un propulsor diésel, con mayores distancias entre ejes, parte trasera sobreelevada y capacidad de carga cercana a las 2 toneladas. Todos los motores eran robustos, pero los nafteros no estaban equipados con un filtro de aceite. A pesar de esta omisión, y con cambios regulares del fluido cada 3.000 km, su vida útil era de unos 100.000 km.

Citroën HY

La producción estándar se basaba en tres carrocerías: furgón, transporte de ganado y pick up, aunque dependiendo de las necesidades de cada usuario, había múltiples carroceros que realizaban todo tipo de versiones especiales como minibuses, casas rodantes o vehículos especiales para apagar incendios. Para la época, el diseño era por demás moderno. Con técnicas de construcción inteligentes, como el uso de los perfiles omega, múltiples placas delgadas soldadas entre sí, revestimiento lateral corrugado, un muy fuerte piso de dos piezas soldados que soportaban el peso de un caballo y la puerta con innovadoras bisagras.

Citroën HY

Las unidades estaban disponibles en tres alturas con siete longitudes, lo que permitía 21 combinaciones diferentes desde 7,3 metros cúbicos de carga, hasta 16,4 m³. En el caso de transporte de pasajeros, lograba llevar desde diez hasta 27 ocupantes, incluyendo conductor y copiloto.​ Por dentro el HY no tenía ninguna pieza exclusiva, ya que tomaba los elementos (asientos, volante, instrumental) del resto de modelos de la gama Citroën (2 CV, AMI, DS, etc) en función de las disponibilidades existentes en stock.

Citroën HY

Luego de ultimar detalles, fue presentado, por primera vez, en 1947 en el París Motor Show. Este fue el comienzo de los conocidos actualmente como “furgones” en el mercado comercial global. La caja baja del Citroën HY, le permitía el acceso cómodo de mercaderías, tres puertas traseras, la tracción delantera, suspensión en las cuatro ruedas, un sistema de frenado muy avanzado y una puerta lateral le aseguraron el éxito inmediato. Tanto que desde 1949 hasta 1981, año en que se despidió de las líneas de montaje, se produjeron más de 473.289 unidades en tres países diferentes.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas