pickups |

Original y con asientos en la caja: así era la pick up japonesa que revolucionó el mercado

Los primeros pasos de las marcas japonesas en el nicho de pick up fueron fundamentales. Subaru fue una de ellas aunque con un modelo muy particular.

subaru-brat-pick-up-compacta

Corrían los 70’, y las pick up eran herramientas fundamentales de la industria Norteamericana en general, pero también mantenían un público joven que las adoraba como si de una coupé deportiva se tratarse, ya que contaban con poderosos motores V8 de alto toque y potencia para la época.

Además, los colores llamativos bitono de la carrocería y el interior, el exceso de cromado en los paragolpes y el diseño cuadrado le daban un aire moderno pese a ser un vehículo comercial dedicado al trabajo. Tal es así que marcas como Ford, Chevrolet y Dodge coparon el mercado con sus modelos.

Y tanta comenzó a ser la demanda que aparecieron pick up compactas derivadas de sedanes, entre las que podemos mencionar a las Chevrolet El Camino o Ford Ranchero como las más representativas. Es por eso que a pedido del presidente de Subaru of America se desarrolló en Japón en 1977 la BRAT, la primera pick up compacta de la marca japonesa.

Te puede interesar
Kenworth K100: ¿El camión más legendario de la historia?

subaru-brat-pick-up-compacta

revista tm digital

Cómo era la Subaru BRAT, la revolucionara pick up compacta

La Subaru BRAT, iniciales que significaba Bi-Drive Recreational All-terrain Transporter, era una pick up compacta de dos puertas que se fabricó sobre el chasis monocasco del Leone, similar a la actual Ford Maverick, un versátil sedán que también contaba con variantes wagon (rural familiar) y una coupé, todas ellas con tracción total permanente.

Es por eso que la BRAT ganaría una caja de carga baja y plana junto a este interesante sistema AWD, así como una distancia entre ejes más corta que las pick up más grandes con chasis de largueros y era casi tan larga como las cabinas simples.

Lanzada en 1978 con una única opción motriz, un H-4 de 1,6 litros, un clásico bóxer de cuatro cilindros que generaba 67 caballos de fuerza y ​​81 libras-pie de torque (110 Nm) y estaba acoplado a una transmisión manual estándar de 4 velocidades.

Te puede interesar
Imaginan cómo sería el regreso de los camiones Dodge bajo la marca RAM   

subaru-brat-pick-up-compacta

Unos años más tarde, el BRAT recibió un lavado de cara y su cilindrada aumentó a 1,8 litros, lo que elevó su potencia hasta los 73 caballos de fuerza y ​​94 libras-pie de torque (127 Nm), mientras que se sumó una caja de transferencia de doble rango. Ya para 1984 es agregó una variante turboalimentada con 95 caballos y 123 lb-pie de torsión (167 Nm).

Si bien la BRAT no era una “verdadera” pick up, o al menos no era lo que se acostumbrara en aquella época, el gobierno estadounidense la consideró como tal, lo que significaba que estaba sujeta al fuerte arancel de importación del 25 por ciento, mejor conocido como el «impuesto al pollo».

subaru-brat-pick-up-compacta

Para evitar que su precio sea excesivo, Subaru tenía una solución para este costoso obstáculo: instalar dos asientos plegables orientados hacia atrás en la caja de carga, lo que permitía que la BRAT calificara como un auto de pasajeros y no una pick up. Sí, no eran seguros, pero la ley los aprobaba por aquel entonces.

Te puede interesar
¿Por qué los camiones de bomberos en Estados Unidos necesitan dos conductores?

Además de los asientos plegables, la pick up BRAT tenía otras ventajas: una puerta oculta con resorte que incluía un escalón lateral para la plataforma de carga alfombrada, un techo dividido y con apertura en forma de T opcionalmente y una rueda de auxilio en el compartimiento del motor.

subaru-brat-pick-up-compacta

La Subaru BRAT vivió una corta vida en los Estados Unidos, abarcando los años 1978 y 1987. Los mercados extranjeros de Europa, América Latina, Nueva Zelanda y Australia lo importaron hasta 1994 y mantuvo nombre como 284, Brumby, Shifter, MV y Targa. Irónicamente, nunca se vendió en su mercado local, Japón, ya que no había una demanda real.