pickups |

Destrozaron un auto carísimo para convertirlo en una camioneta

Se trata de una camioneta construida a medida y preparada para trabajo pesado de más de 10 toneladas. ¿Un gran invento o un sacrilegio?

rolls-royce-camioneta

¿Alguna vez pensaste en construir una camioneta y adaptarla a tus necesidades y gustos? El ingenio lo tienen muchos. Un auto carísimo, solo unos pocos. Y este caso es real y parte de la idea de un fanático de una marca de autos de lujo muy conocida a nivel mundial.

Según la noticia publicada por el sitio brasileño Quatro Rodas, el protagonista de esta historia se llama Jordan Wojciechowski, quien junto a su padre son dueños de un taller especializado en vehículos de la marca Rolls-Royce y Bentley, ubicado en Florida, Estados Unidos.

La dupla de padre e hijo no tuvo mejor idea que fabricar su propia camioneta, y como no podía ser de otra manera, eligieron utilizar la base de un modelo de la casa británica Rolls-Royce: un Silver Shadow II. ¿La marca especializada en autos de lujo se habrá imaginado a uno de sus modelos hecho pick up? Lo dudamos.

De auto de lujo a camioneta

Debido a su emprendimiento, la familia Wojciechowski necesitaban un vehículo capaz de tirar lo que sea, pero con el diseño de un clásico con más de 40 años. Y el resultado de esta especie de camioneta puede ser muy positivo o netamente negativo.

Para realizar este particular invento, Jordan y su padre, John, montaron la carrocería del Silver Shadow II sobre un chasis de una enorme camioneta Chevrolet. Como se puede apreciar en las imágenes al final de la nota, las ruedas quedan algo desproporcionadas, por lo que el diseño final es muy chocante.

Te puede interesar: Ingenio criollo: transformó su pick up clásica en algo muy particular

Bajo el capot, esta camioneta “Rolls” tiene un motor V8, pero de origen norteamericano: se trata de un bloque 350 Chevrolet, cuya potencia no fue develada. Lo que sí se sabe es que está acoplado a una caja de tres velocidades con palanca al volante, para mantener la “originalidad” Rolls-Royce.

Por su parte, el interior, por lo que se ve en las fotos, está original, manteniendo la terminación en madera característica de los vehículos de la marca británica. El único toque “tunning” es una cuestionable iluminación violeta, que por supuesto no venía de serie en el Silver Shadow.

Según John nunca pesó ninguna de las cargas que llevó con su pick up, pero en una de las imágenes queda demostrado que puede tirar al menos 13 toneladas, una cifra más propia de un camión que de una simple pick up.

rolls-royce-camioneta

rolls-royce-camioneta

rolls-royce-camioneta

rolls-royce-camioneta

rolls-royce-shadow-silver-II

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *