pickups |

Pampa, la primera pick up de Ford derivada de un automóvil que fue furor en los años ‘80

Hoy las pick up derivadas de autos sin chasis de largueros son moneda corriente. Antes de la invasión, la Ford Pampa fue la primera en su segmento.

ford-pampa-pick-up

Mucho antes que la pick up Maverick, modelo desarrollado por Ford sobre la plataforma de los SUV Bronco Sport o Kuga y un éxito de ventas en diferentes mercados en esta parte del Continente, existió un camioneta que muchos criticaron por no contar con chasis de largueros.

Si bien el liderazgo global de Ford en pick ups se basó principalmente en el éxito de las líneas Serie F (F-150, F-250 y F-350) y Ranger, la compañía con base en Detroit también produjo otros modelos famosos que marcaron una época y ayudaron a establecer su tradición en este segmento.

Uno de ellos fue Pampa, la primera pick up derivada de la segunda generación del Corcel, un sedán mediano de la marca, que se desarrolló únicamente en la región y que lideró las ventas en la categoría durante los 15 años de su producción, de 1982 a 1997, al conquistar muchos seguidores.

Te puede interesar
Alfa Romeo cumple 100 años y recordamos sus camiones, ¿los conocías?

Ford Pampa, la pick up desarrollada sobre la base de un auto mediano

Desarrollado específicamente para el mercado brasilero, la pick up con chasis de auto fue presentada en el Salón del Automóvil de 1982 y pronto conquistó al público por el estilo y buen desempeño de sus motores, sumado a la capacidad de carga y la buena terminación en comparación con una Volkswagen Saveiro de segmento inferior.

ford-pampa-pick-up

revista tm digital

En su interior, la Pampa contaba con el mismo confort que el sedán, terminación y toda la plancha y comandos. Por fuera, su frontal era igual al Corcel II y la caja de carga, inspirada en la F-100, con listones de madera para proteger el piso.

Te puede interesar
Golden Dolphin, un colectivo que rompió los moldes de diseño y confort

Con una distancia entre ejes ampliada de 2,44 a 2,58 metros, lo que contribuía a ofrecer el espacio de carga más grande de la categoría, la suspensión estaba reforzada con resortes longitudinales semielípticos en el eje rígido trasero (heredado también del Corcel II) en lugar de resortes helicoidales, con capacidad para soportar 600 kg.

En 1984, la pick up Ford Pampa pasó a contar con un motor CHT 1.6 más potente y económico, con cámaras de combustión reelaboradas y una transmisión mejor sincronizada de cinco velocidades. Con 63 CV en la versión naftera, tenía una mayor ganancia en la versión de alcohol, la más vendida en ese momento, con potencia aumentada hasta los 72 CV.

ford-pampa-pick-up

Otra innovación del modelo fue la garantía de tres años contra la corrosión, la más extensa del mercado por aquel entonces, debido a que la oxidación era un grave problema de los automóviles brasileros de la época, que fue superado progresivamente con avances en el tratamiento de carrocerías y procesos de pintura.

Te puede interesar
Diamond T 730C, el camión artesanal de dos motores inspirado en un personaje de Disney

Pero no todo quedó ahí. En ese mismo año se convirtió en la primera pick up compacta en ofrecer una versión 4×4, una configuración que sigue siendo única hasta el día de hoy, ya que ni la Maverick ofrece reductora. Tenía tracción delantera y una palanca junto a la caja de cambios para acoplar la doble tracción con velocidades de hasta 60 km/h para superar terrenos con poco agarre.

ford-pampa-pick-up

En 1986, la parrilla delantera utilizada en la versión 4×4 tope de gama comenzó a ser equipada en toda la línea, y ya en 1990 recibe el motor AP-1800 (de origen Audi/VW) en las versiones L, GL y Ghia, manteniendo el CHT 1.6 en las versiones 4×4.

Te puede interesar
Dyson Landliner, el colectivo “fantasma” con dos motores V8

También tuvo su versión deportiva en 1991 denominada S. Además del motor 1.8 sumaba elementos como ganchos para cubos y gomas protectoras, dirección asistida, asientos individuales regulables, llantas estilizadas, franjas personalizadas en los laterales, luneta trasera corredera, Spoiler delantero con faros antiniebla y pack eléctrico.

ford-pampa-pick-up

Cuatro años más tarde dejó de ofrecer la versión 4×4, para luego en 1997 –último año de producción– equipar inyección electrónica en el 1.8. Con más de 380.000 unidades vendidas, se mantuvo como la pick up derivada de automóvil más vendida en el segmento, siendo reconocida por su robustez y comodidad hasta que fue reemplazada por la Courier, modelo desarrollado sobre la base del Ford Fiesta.