novedades |

Un Kamaz Argentino, la historia que no pudo ser

El deseo estuvo a punto de cumplirse en 2015, pero quedó trunco tras varios intentos. El camión elegido fue el 5490, desarrollado sobre la base de un Mercedes-Benz Axor.

“En las condiciones modernas geopolíticas, Rusia y Argentina tienen una posibilidad real de ampliar el volumen de intercambio comercial. Un paso importante al respecto sería el aumento de suministros de los productos agrícolas desde Argentina hacia Rusia. Además, hay perspectivas excelentes para producir los camiones Kamaz en ese país”, confirmaba Andrey Dútov, ministro de Industria y Comercio de Rusia, a su par de Argentina, Débora Giorgi, tras concluir el Foro internacional de Gas 2014 realizado en Rusia.

Según declaró el ministro en su momento, “los camiones Kamaz podrían ocupar una parte considerable del mercado argentino, ya que los proyectos internacionales de la compañía permitirían la creación de puestos de trabajo y unidades de producción”. Pese a la iniciativa de los rusos, la otra parte demandaba un socio que aporte el 50% del riesgo de la inversión, una cantidad de puestos de trabajo que duplicaba a la prevista por Rostec (conglomerado industrial ruso fabricante de helicópteros, motores y los camiones Kamaz), y otros acuerdos que por lo visto no fueron bien recibidos por Dútov, según comentaron diversos medios políticos en su momento.

Los Kamaz son un sinónimo de robustez. Fabricados en Rusia desde 1976, se exportan a mercados como Europa Oriental, China y el Norte de África, y son mundialmente conocidos al ganar nada menos que 17 veces el tradicional Rally Dakar. El modelo elegido para iniciar su producción en Argentina había sido el 5490, un pesado desarrollado sobre la base del Mercedes-Benz Axor (Daimler es accionista de Rostec), con motores que van desde los 400 hasta los 700 CV según mercado.

“Ahora esperaremos un próximo paso de parte de Argentina, que nos permita avanzar hacia algo más concreto y formal”, afirmaba Dútov a la espera de un llamado de estas lides. Claramente, nunca sucedió, pero la idea sonó muy fuerte en el sector, por lo que no se descarta ver en un futuro no muy lejano un kamaz de producción nacional por nuestras rutas.