novedades |

Un clásico argentino de los ‘70: a 46 años del primer Scania fabricado en el país

Bautizado como “yacaré naranja” o “trompita”, el Scania L111 fue, es y será un ícono del transporte argentino. A casi cinco décadas de su llegada, lo recordamos.

scania-L111-fabricado-en-argentina

El primer Scania en comercializarse en Sudamérica, precisamente en Brasil, llegó en 1951 de la mano del L65 en configuración chasis. Tiempo más tarde, en 1959, y debido a su éxito, se instaló la fábrica en ése país, la cual produce la gama actual de camiones que la marca comercializa en toda la región.

Por aquellos años, Tucumán estaba dedicada en un 80% a la industria azucarera, por lo que tener una planta automotriz que fabrique un producto de excelencia como un Scania era algo sumamente novedoso. Luego de despejar dudas y apostar al país, la sueca inició la construcción de la fábrica.

El lugar elegido fue la localidad de Colombres, en el departamento de Cruz Alta, Tucumán, espacio donde hasta hoy funciona la planta, que dejó de lado la producción de camiones y es uno de los centros de mecanizado modelo de la marca a nivel global, que abastece a diferentes mercados, incluida la casa matriz en Suecia.

Ya consumada la fábrica llegó el momento de la presentación. Con un show montado y repleto de gente, la idea era que el L111 atravesara una puerta de papel que tapaba el portón de ingreso a la planta y se presentara ante el ansiado público. El locutor encargado del evento lo llamaba para que saliera a escena, pero lo cierto era que el camión no arrancaba.

Te puede interesar
K100, el famoso camión de Kenworth que supo conquistar a los choferes norteamericanos

Luego de varios intentos, finalmente el L111 logró la tan deseada ignición y destrozó sin esfuerzo alguno la puerta de papel. “Con miedo a que se pare y no arranque, el chofer lo mantenía acelerado. El ruido era ensordecedor, no se escuchaba al locutor, pero finalmente logró su entrada triunfal”, aseguró Guillermo Hughes, Gerente de Ingeniería de Scania durante décadas.

Así fue como el 1 de diciembre de 1976 salió de la línea de montaje de Colombres el primer Scania fabricado en Argentina: el L111, un camión que ya es un clásico en nuestro país, inolvidable por sus prestaciones para la época y por el sonido que emitía el motor, reconocible a la distancia.

Scania L111, el “yacaré naranja” que todos querían tener

La primera configuración que inició el camino del “yacaré naranja” en Argentina fue la L111, un opción 4×2 (tractor y chasis) que contaba con el DN11 de 6 cilindros de 11 litros, 202 HP a 2.200 rpm, 774 Nm de torque a 1.200 rpm, inyección provista por Bosch y caja GR 860 de 10 marchas y dos reversas.

Te puede interesar
Leyendas de los ’80: dos Mercedes-Benz NG 6×6 se animan al Rally Dakar 2024

Luego la LT111 en configuración 6×2 y 6×4 con distintas distancias entre ejes se hizo presente junto a un nuevo impulsor: el DS11. Este block mantenía la esencia del primero (incluso hasta el diámetro por carrera) pero sumaba un turbocompresor que elevaba la potencia hasta los 296 HP y el torque hasta los 1.078 Nm, prestaciones que lo hicieron ideal para utilizarlo como tractor o un equipo con caja y acoplado para cereales o cargas generales.

Te puede interesar: Más de 40 años con Scania. La empresa más fiel es Argentina

Más allá de mecánica, el chasis era uno de sus puntos fuertes, desde la suspensión hasta el compuesto de largueros estampados en frío de todo el bastidor de sección en “U”, con travesaños unidos al alma de los largueros mediante remachado en frío y siendo planos en toda su extensión detrás de la cabina.

Te puede interesar
Uno de los camiones más grandes se restituye después de 20 años: su particular historia

La llegada del Scania L111 a mediados de los ‘70 introdujo un cambio en la manera de transportar, no solo por la potencia de sus motores sino por la cabina y comodidades que ofrecía. Rápidamente, el modelo se instauró en el mercado y le hizo frente a los Fiat y Mercedes-Benz, sus principales rivales.

Hasta 1982, año en que abandonó la línea de montaje, se produjeron 2.306 unidades en total, las cuales fueron recibidas con gran aceptación entre los transportistas argentinos.

Te puede interesar: Sueño hecho realidad: restauraron por completo un clásico de Scania

Si bien aún podemos ver en las rutas algún “yacaré naranja” sin jubilarse, para muchos fanáticos de la marca el modelo es un culto a la colección, sobre todo para aquellos dueños de empresas que dieron sus primeros pasitos –o kilómetros– a bordo de un L111.

Sin dudas, fue un camión que llegó para quedarse y que marcó un antes y un después en el sector del transporte de cargas, ya que su motor, diseñado y fabricado por la propia Scania, podía durar más de 1.000.000 de kilómetros sin abrirlo, toda una utopía para la época.

scania-L111-fabricado-en-argentina

revista tm digital

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina

scania-L111-fabricado-en-argentina