pickups |

Toyota pone a prueba una nueva versión especial de su pick up más exitosa

Luego de su presentación mundial a fines de 2023, Toyota inicia los test en todo tipo de terreno y condiciones de su próxima pick up impulsada con un motor inédito.

toyota-hilux-fcev-hidrogeno

Toyota mostró al mundo a fines del año pasado una nueva e inédita pick up que contempla los pasos a seguir en materia de propulsión “verde” sobre la base de su modelo utilitario más exitoso y que se produce en gran parte de las regiones para cubrir mayoría de mercados.

El modelo en cuestión es uno de los prototipos de la primera Toyota Hilux a hidrógeno que el fabricante automotriz japonés comenzó testear en campo para evaluar su desempeño general, desde su fiabilidad hasta las prestaciones, el rendimiento, funcionalidad y autonomía que ofrece.

Toyota Hilux FCEV: cómo es la primera pick up impulsada pila de combustible

Desde mediados del año pasado, Toyota fabricó un total de diez unidades de la variante con pila de combustible de la pick up en la planta británica de Burnaston, de las cuales cinco están siendo sometidas a rigurosas pruebas. Los otros cinco prototipos restantes participarán de demostraciones para clientes y medios de comunicación y serán protagonistas de los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se llevarán a cabo este año en París.

Te puede interesar
Toyota Hilux Heavy Duty, la pick up que podría acabar con el reinado de la Ford F-250

toyota-hilux-fcev-hidrogeno

revista tm digital

A simple vista, la Toyota Hilux a hidrógeno no presenta diferencias frente a las versiones convencionales impulsadas por los reconocidos motores turbodiésel de siempre. En este caso la carrocería es la cabina simple en variante extendida, con una longitud de 5,32 metros y una altura de 1,81 metros.

Puertas adentro se observan cambios en buena parte de la arquitectura general de la plancha y la presentación de los comandos, salvo por el selector de cambios que ahora es del tipo joystick, muy similar al que ofrece el sedán eléctrico Prius, y en el instrumental, que no tiene tacómetro sino un indicador de la carga de hidrógeno.

Esto es porque cuenta con un sistema de pila de combustible heredado del Mirai, un exponente de Toyota que se convirtió en el primero de su clase en alcanzar la producción en serie en 2015. Se trata de un sistema que está ubicado en el eje trasero (o sea, es 4×2) y desarrolla 182 caballos de fuerza con un torque de 300 Nm.

toyota-hilux-fcev-hidrogeno

La autonomía que declara Toyota para esta pick up prototipo es de 600 kilómetros, mientras que según la marca –y gracias al peso ligero del hidrógeno– se puede lograr una mayor carga útil y capacidad de remolque en comparación con otras alternativas de cero emisiones.

Te puede interesar
Hito mundial: se inaugura el primer centro de camiones de hidrógeno

En el caso de la Hilux, el hidrógeno se almacena en tres tanques que mantienen una capacidad total de 7,8 kg y se sitúan a lo largo del chasis, mientras que la pila de combustible de electrolito de 330 celdas está ubicada en el eje delantero, bajo el capot.

Todos con idéntica configuración, los diez prototipos se están sometiendo a pruebas de campo junto con actividades de participación del cliente. Con esto concluirá la fase final del proyecto de demostración del Hilux de pila de combustible, que tiene previsto iniciar su producción en serie a finales de 2025.

toyota-hilux-fcev-hidrogeno

Por su parte, Toyota espera que Europa sea uno de los mercados de combustible de hidrógeno más grandes del mundo para 2030, con un crecimiento constante en aplicaciones de movilidad y generación de energía. Tanto que en el pasado diciembre, Toyota anunció la Hydrogen Factory Europe en el viejo Continente, lo que refleja el enfoque coordinado de la empresa para la comercialización de esta tecnología, desde el desarrollo y la producción hasta las ventas y el posventa.