novedades |

Sisu, el poderoso camión con motor de tren que remolcaba hasta 500 toneladas

Los países del norte europeo suelen ser los más idóneos para fabricar un camión con altas prestaciones y gran capacidad de tracción. Sisu y su K-50SS son un ejemplo de esto.

sisu-camion-motor-de-tren

Cuando hablamos de un camión fabricado en el norte de Europa las primeras marcas que nos vienen a la mente son Scania y Volvo, ambas con base en Suecia. Pero también hay otro fabricante –menos importante para la región– que se llaman Sisu, nació en Finlandia y es conocido desde hace años por fabricar vehículos irrompible diseñados para trabajos extrapesados.

Si bien esta marca finlandesa permanece en la sombra frente a sus principales competidores, debido principalmente a su producción a pequeña escala, desarrolló tiempo atrás el camión más grande de la historia escandinava.

Un camión, un motor gigante y muchas toneladas por transportar

La novela de Sisu comienza a finales de la década de 1950, cuando se dio inicio a la construcción de las centrales eléctricas en el norte de Finlandia. Por aquel entonces, uno de los mayores problemas en la construcción de estas instalaciones fue la falta de camiones capaces de transportar cargas pesadas y sobredimensionadas.

Te puede interesar
Más de 80.000 CV en el garaje: cómo es tener una flota del Mercedes más potente

sisu-camion-motor-de-tren

revista tm digital

Fue entonces cuando la empresa SAT (Suomen Autoteollisuus), encargada de producir los vehículos Sisu, decidió diseñar un nuevo camión con lastre para realizar este tipo de tareas. No tenía que ser lindo, aerodinámico ni moderno: solo debía tener la capacidad de tracción de un tanque de guerra y las prestaciones de un tren.

Fue así que en 1961 nació el Sisu K-50SS, un camión producido de manera singular. En primer lugar, por el enorme chasis, casi idéntico al de los vagones de un tren, si bien no era la única forma en que se parecía a ellos: el K-50SS utilizaba el motor turbo Rolls-Royce C6TFL de 6 cilindros de 12 litros, que generaba 300 caballos y casi 1.100 Nm de torque, diseñado para locomotoras.

Te puede interesar
Un gigante del norte compra 400 unidades del camión más seguro

En cuanto al resto de la parte mecánica, el Sisu K-50SS contaba con un multiplicador de par BF 11500Ms230, también de origen Rolls-Royce, una caja de cambios de 3 velocidades construida por Foden (también británico), ejes motrices Kirkstall y una caja de transferencia VG – 800 provista por la alemana ZF.

sisu-camion-motor-de-tren

Todo el conjunto motriz que se ubicaba en el tren delantero le daba tracción a las seis ruedas y, aunque la velocidad máxima era de 55 km/h, en realidad no superaba los 10 km/h durante las operaciones en las centrales eléctricas. Pese a ser destinado a este tipo de aplicación, el K-50SS fue construido con una cabina amplia y espaciosa. Incluso, se menciona que estaba equipada con hasta dos camas e incluso una pequeña cocina.

Te puede interesar
La Scaloneta Argentina: Un Bedford del ‘63 hace realidad al colectivo imaginario

Por eso las dimensiones de este camión eran impresionantes. Medía 9,7 metros de largo, 3,2 metros de ancho, 3,57 metros de alto y su peso total alcanzaba las 19,3 toneladas, convirtiéndose en el camión tractor más grande construido en los países nórdicos.

De hecho, había vehículos aún más grandes, pero no podían circular por la vía pública como el Sisu. Este camión, además de tener libertad en las calles y rutas ofrecía un peso bruto total de 52 toneladas, lo que significaba que podía transportar casi 33 toneladas de lastre.

Te puede interesar
Frostfire, el Scania más potente de la historia bajo la pluma de Svempa

El plan inicial del fabricante era construir dos unidades K-50SS, que se utilizarían en tren de carretera para transportar hasta 1.000 toneladas de transformadores, es decir que la CMT (capacidad máxima de tracción) del camión era de hasta 500 toneladas. Sin embargo, Sisu sólo construyó una unidad.

sisu-camion-motor-de-tren

Si bien es escasa la información de este camión, el único K-50SS se utilizó en funcionamiento normal hasta 1988, cuando fue encerrado en un garaje de la planta de Pirttikoski. Afortunadamente, después de un tiempo el ejemplar fue restaurado, evitando que cayera en el olvido y hoy se puede visitar en el Museo del Automóvil de Oulu, Finlandia.