novedades |

Mirá esta casa rodante que se conduce ¡desde el techo!

Randy Grubb, artista norteamericano cuyas creaciones llaman mucho la atención por su diseño y por la calidad de los acabados, muestra su última intervención: Decoliner Motorhome.

Para crear su Decoliner de medio millón de dólares, Randy Grubb, un famoso artista oriundo de los Estados Unidos, ha empleado una de las autocaravanas más populares de su país natal, célebre por aparecer en miles de películas e incluso en los Simpson. Tras recuperar una vieja GMC Motorhome, Randy desmontó por completo la carrocería y dejó el chasis al desnudo, sobre el que construyó una estructura de aluminio inspirándose en el fuselaje de un avión clásico.

En este caso, la carrocería de aluminio está compuesta por el frontal de un camión White COE de 1955, que recuerda bastante al aspecto que tenían las furgonetas Peugeot de esa misma época. La cabina del White COE tiene unas formas redondeadas y unas puertas muy características que encajaban a la perfección con la idea de Randy Grubb para su nueva criatura.

Además de sus formas tan llamativas y con ese aire retro, la Decoliner llama la atención porque sus pasajeros disfrutan de un interior muy llamativo y un diseño espectacular, pero, sobre todo, porque se conduce desde el techo y al aire descubierto, como si se manejara un deportivo convertible si capota. Bajo la piel, esta extraña casa rodante funciona gracias a un motor Oldsmobile 455 (7.5 litros) que se encarga de mover las ruedas delanteras con la ayuda de una transmisión automática de tres relaciones. Gracias a que la carrocería es completamente de aluminio, el peso se redujo hasta los 3.175 kilos.

Las creaciones de este fanático del arte vehicular son muy populares y cotizadas, como deja claro el precio de esta extraña criatura única en el mundo: 500.000 dólares.