novedades |

Leyland, la marca que logró ser uno de los 5 mayores fabricantes de camiones del mundo

La empresa británica llegó a ser el quinto fabricante de camiones a nivel mundial. Hoy, en manos de Paccar, continúa ofreciendo modelos en algunos países.

leyland-historia-fabricante-de-camiones

La historia de Leyland comenzó en 1896, cuando James Summer y la familia Spurrier fundan la Lancashire Steam Motor Co. en la localidad de Leyland, perteneciente al condado de Lancashire, Inglaterra, y producen su primer vehículos comercial: un furgón a vapor que podía transportar hasta 1.500 kg de carga útil.

La expansión de la empresa se produjo de forma gradual, vendiendo gran cantidad de camiones y tractoras a vapor por el entonces vasto imperio británico para luego, en una segunda etapa, producir vehículos impulsados a combustible fósil.

En 1907 la fusión se une a la empresa de ingeniería Coulthard & Co, naciendo de común acuerdo la compañía Leyland Motors Ltd. Como ocurrió en aquella época con toda marca que prescindía de procesos industriales, la Primera Guerra Mundial, y su inmediata posguerra, representaron una gran renovación y expansión de la firma.

leyland-historia-fabricante-de-camiones

revista tm digital

Tras la Segunda Guerra Mundial, Leyland continuó su expansión absorbiendo durante los años ’50 y ’60 a gran cantidad de fábricas inglesas, como Albion o Scammell, llegando a ser el 5º productor mundial de camiones. Esta década fue sin dudas la más resonante para el fabricante, ya que los modelos Beaver, Comet, Octopus (quien después se transformaría en el Pegaso 1066), y los posteriores MTU y Super Hippo en su variantes tractora 6×2 habían logrado un éxito total en gran parte del Viejo Continente.

Te puede interesar
Con más de 40 años en el mercado, la primera Renault Trafic sigue a la venta con mismo diseño

 

La década siguiente representó la mayor crisis conocida de la automoción inglesa. Desaparecen muchos fabricantes de automóviles, camiones y motos víctimas de su propia tradición centenaria. Así fue como Leyland es vendida a British Aerospace y es renombrada como Rover Group en 1986. Apenas un año más tarde, la división de camiones fue a para a manos de la holandesa DAF, mientras que la sección de buses es adquirida por Volvo Trucks en 1988.

Pese a las fuertes inversiones realizadas para reflotar sus productos, tanto DAF como Leyland son adquiridas por la Pacific Car & Foundry (Paccar), empresa americana propietaria de otras marcas como Kenworth o Peterbilt. Siguiendo con la tradición de Paccar, Leyland no cesó la construcción de sus propios vehículos y mantiene su marca vigente en algunos mercados pese a tener más de 120 años de historia en su haber.

Te puede interesar
Diamond T 730C, el camión artesanal de dos motores inspirado en un personaje de Disney

Entre los modelos más representativos se encontraron el Comet, Terrier, Buffalo, Súper Mastiff, Clydesdale, Marathon y, como dato anecdótico, el camión T45 fue galardonado con el Truck of the Year en 1981, reconocido premio internacional que pocas marcas lograron obtener.

leyland-historia-fabricante-de-camiones

Leyland y su paso por Argentina

Las décadas de los 30 y 40 son conocidas por ser las de mayor crecimiento de buses a nivel nacional. Pese al apogeo, y durante estos años, Leyland tuvo una humilde participación en el mercado donde eran mayoría las marcas norteamericanas. En 1938, la compañía ya contaba con unas 50 unidades circulando por Buenos Aires, gran parte gracias al trabajo realizado por el importador de ése momento, A. G. Pruden & Co., que traía a nuestro país los chasis para ser carrozados localmente.

Te puede interesar
¿Por qué los camiones de bomberos en Estados Unidos necesitan dos conductores?

Leyland

Según se sabe, el gran salto de la compañía inglesa se dio posguerra, cuando firmó un contrato el Estado para proveer nada menos que 750 buses, de los cuales 600 estaban destinados a Transportes de Buenos Aires (TBA), superando en unidades a las anteriores compras de las norteamericanas Mack y General Motors. La operación fue por unas casi 4 millones de libras en ése momento.

Entre ellos se destacaron los Olympic de la línea 99 en Buenos Aires, o el Royal Tiger de la línea 60, pero también marcaron terreno los Lion y Titan, por mencionar algunos. Todos ellos recorrieron una buena parte de la provincia y otros puntos del país.

A nivel camiones muchos recordarán a los Leyland Austin 503, dotados del mítico motor Perkins, o el Beaver, que mantenía una potencia de 200 caballos y caja de quinta con alta y baja. A estos, se sumaron algunas unidades del Comet, el cual se utilizó anteriormente como chasis de bus.

Leyland