novedades |

Ryder Paymaster, el camión que hace 50 años revolucionaba la industria del transporte

Su revolucionario diseño y su cabina en forma de punta hicieron que el Ryder Paymaster redujera el consumo en un 40%. No resultó un éxito, pero fue un adelantado a sus tiempos.

La historia del Ryder Paymaster no es una más, de esas que podemos encontrar en cualquier archivo de la industria del transporte. Incluso, si se lo busca en la red, difícilmente se encuentra información de sobre sobre este camión que todavía sigue dando que hablar por su diseño, concepción e innovaciones tecnológicas que fueron valoradas décadas más tarde.

ryder-paymaster-camion-diseno-vanguardista

El Ryder Paymaster abrió la puerta a la aerodinámica, la facilidad de uso, la alta capacidad de carga a transportar con un solo eje de tracción, la velocidad con la que se accedía a la cadena cinemática y se resolvían los problemas y, sobre todo, a la considerable reducción del costo operativo por su bajísimo consumo.

Ryder Paymaster, el rey del consumo

Si miramos en la actualidad, dos son los tipos de camiones: con o sin trompa. Los primeros reinan el mercado estadounidense, el resto es el que vemos en mayoría de mercados. Pero hubo uno que conjugó un poco de los dos y sumó otras innovaciones recientemente se industrializaron, como el diseño de cabina en cuña como el Tesla Semi.

ryder-paymaster-camion-diseno-vanguardista

revista tm digital

Esta línea poco común se la vio principalmente en el Ryder Paymaster, diseñado por Dean Hobbensiefken, un ingeniero de Portland, Oregón (Estados Unidos), quien lo desarrolló a finales de los años ‘60 con la idea de cambiar el aspecto de los camiones y el transporte por carretera.

Te puede interesar
Leyendas de los ’80: dos Mercedes-Benz NG 6×6 se animan al Rally Dakar 2024

Pero no solo buscaba eso, sino que también apuntaba a la versatilidad, más confort para el conductor, menor consumo gracias a una aerodinámica más refinada y por ende reducir los costos de mantenimiento simplificando el diseño de manera que fuese más fácil y rápido cambiar los componentes del camión y sus partes mecánicas.

Según cuenta la historia, el Ryder Paymaster tuvo un gran éxito en una de sus apuestas ya que logró bajar en un 40% el consumo de combustible frente a los camiones convencionales de la época y con la ventaja de que, pese a ser un dos ejes 4×2, tenía una capacidad de carga similar a la de uno de tres ejes, la cual podía mover sin problemas.

Te puede interesar
Encuentran un camión legendario de Scania sin uso que fue guardado por más de 35 años

Esta línea poco común se la vio principalmente en el Ryder Paymaster, diseñado por Dean Hobbensiefken, un ingeniero de Portland, Oregón (Estados Unidos), quien lo desarrolló a finales de los años ‘60 con la idea de cambiar el aspecto de los camiones y el transporte por carretera.

Luego de demostrar las ventajas de su desarrollo con dos prototipos, Hobbensiefken recibió una oferta de la compañía Ryder Systems, a la cual le gustó tanto este camión que en 1973 le compró los derechos del diseño y cambió el nombre a Ryder R-100 (mejor conocido como Ryder Paymaster).

Con las patentes en su poder, la compañía le encargó a Hendrickson Manufacturing, el célebre fabricante de suspensiones, que le construyera 10 unidades del Ryder Paymaster Un año más tarde estaban listas para su venta y abrazar el éxito, pero no todos los conductores acogieron bien las características de conducción de tan peculiar camión y el poco espacio interior.

Además del diseño en forma de cuña de la cabina, lo destacable del Paymaster era que iba propulsado por un motor Detroit Disesl 6-71, de uso muy difundido en aquellos años, aunque también se ofrecía la alternativa de un Cummins VT-903 opcional. La transmisión era una Fuller RT-910, y ambos iban montados detrás de la cabina.

Te puede interesar
Un chofer logra recorrer 14 millones de kilómetros con el mismo camión

Eran los años de la recesión estadounidense, que provocaron las dos crisis del petróleo de 1973 y 1978, y dieron lugar a sendas recesiones económicas durante las cuales la inflación se disparó hasta el 20 por ciento, y el vehículo tuvo que dejar de fabricarse a pesar que se había desarrollado dos unidades de una tercera generación con chasis de tres ejes.

En total, se construyeron 14 unidades del Rayder Paymaster entre 1970 y 1980. Hoy si bien muchos camiones de la nueva era, como el Tesla Semi, tomaron buena parte de sus soluciones de diseño, algunos museos estadounidenses lograron salvar alguna que otra unidad. El nombre Paymaster y la forma de cuña de su cabina fueron usadas posteriormente por Navistar, la antigua international Harvester, para una de sus gamas de vehículos.

ryder paymaster camion diseno vanguardista 1