novedades |

El día que Diego Maradona llegó a entrenar manejando el camión más querido de Scania

A 26 años del hecho, te mostramos el modelo que utilizó Diego Maradona para llegar el entrenamiento y por qué lo hizo. ¿Lo sabías?

diego-maradona-scania

El 16 de octubre de 1997, Diego Maradona volvía a entrenarse en Boca tras cumplir su sanción por doping positivo. Pero nadie esperaba su llegada, ya que ¡ingresó al predio a bordo de un camión! Su amigo y ex-representante Guillermo Copolla lo acompañaba de copiloto. Se trató de un Scania 113 H azul, modelo 360 que el 10 había adquirido dos semanas antes, y que pensaba refaccionar para llevar a cabo una campaña antidrogas por todo el país.

Te puede interesar
Mucha historia, pura evolución: la Ford Ranger según pasan los años

Pero eso no fue todo. Insólitamente, casi debe atravesar el portón de acceso del Sindicato de Empleados de Comercio a pie porque a casi 100 metros del ingreso, el vehículo se detuvo por una falla mecánica y quedó estacionado al costado de la ruta a la espera de un auxilio. Aún así, Diego no hizo el trayecto caminando y con su bolso al hombro: un vecino del lugar lo llevó en su camioneta hasta la puerta del vestuario.

Te puede interesar
Berliet T100, el camión gigante que logró atravesar el desierto en busca de petróleo

Coppola organizó la llegada de un mecánico de nombre Pablo, quien arribó cerca del mediodía y en pocos minutos solucionó el desperfecto: habían cargado combustible en el tanque equivocado. El mecánico condujo el camión hasta el interior del Sindicato y una vez que concluyó su entrenamiento, Diego se cambió y salió a toda marcha. En un almuerzo con amigos, Maradona exclamó que «ahora va a ser difícil hacerme notas, ningún periodista se va a poder colgar».

diego-maradona-scania
revista tm digital

Te puede interesar
La compró y la guardó 13 años: la historia de la Toyota Hilux 0km que nunca se usó

Así es el Scania que fue de Maradona

El Scania 113H en su versión Topline más potente de aquellos años contaba con un motor turbodiésel de 11 litros de cilindrada en un bloque de 6 cilindros en línea que entregaba una potencia de 360 CV (de ahí su denominación «360»). Un camión sobredimensionado, muy bien equipado y que podía arrastrar hasta 50 toneladas.

Con una transmisión manual de diez velocidades, el chasis pertenecía a una configuración 4×2, muy típica para la época en nuestro mercado del transporte y la logística. Como era de esperar, el Scania de Maradona contaba con el clásico -y muy querido- color celeste con las franjas en tonos rosados que se convirtió en una leyenda.

Te puede interesar
Restauran un histórico Jeep Gladiator y lo potencian con un motor V8 de la nueva era

Se comenta que Juan Carlos, su actual dueño, lo subastará, si bien comunicó que la base rondará los 350.000 dólares. Un camión con unos 20.000 km recorridos y que fue de Maradona: vale eso y mucho más también.