novedades |

Recuperó a su primer camión 20 años después gracias a su familia y empleados

Un chofer logró cumplir el sueño de muchos y recuperar a su compañero de ruta con el que compartió más de 10 años. Una historia que vale la pena contar.

camion-fiat-619-n1-restaurado

Para Carlos Vesprini, su camión Fiat 619 N1 no solo fue un compañero de ruta, sino también un testigo de innumerables experiencias y anécdotas, algo que solo los choferes valoran debido a su largas jornadas detrás del volante de estas máquinas que termina formando parte de la propia familia.

Uno de los primeros camiones fabricados íntegramente en Argentina fue el modelo Fiat 619 N1, producido por Iveco, que, tras formar parte de la línea de producción en la planta de Córdoba, se convirtió en el principal emblema de la marca para la época y en la novedad del mercado, con más de 13 mil unidades producidas.

Esta leyenda de las rutas argentinas, y también regionales, fue el mejor compañero de ruta de Vesprini, el cual recuerda a diario. Es por eso que después de varios años de separación, el destino les tenía preparado un reencuentro inolvidable.

El camión Fiat 619 N1, su primer chofer y un rencuentro inolvidable

Apostando por la fabricación local, Carlos Vesprini, dueño del transporte que lleva su apellido, lleva más de 40 años eligiendo a la compañía para conformar su flota. Tal es así que no solo fue uno de los primeros en incorporar el 619 N1 a su empresa, sino que también lo condujo sin saber que comenzaba a forjarse un vínculo inseparable, repleto de anécdotas e historias inolvidables.

Te puede interesar
Encuentran un legendario camión Scania que fue guardado por casi 40 años

camion-fiat-619-n1-restaurado

revista tm digital

Durante las horas en ruta, donde la soledad aparece, quién está ahí para hacerte compañía es tu camión, donde los acontecimientos sobran y los sentimientos aparecen. “Primero comencé a conducir un 619 N, que era de mi papá. Luego llegó a mi vida mi primer camión, el 619 N1, un vehículo novedoso para la época. Todo lo que aprendí y la experiencia que gané, lo hice junto a él; lo manejé durante casi 10 años”, expresó Carlos Vesprini, dueño de Transporte Vesprini y Transcont.

Sin embargo, el transporte creció y llegó el momento en que Carlos tuvo que tomar la difícil decisión de vender su querido camión y junto a él todas las anécdotas de aquel vehículo que lo acompañó en sus primeros pasos durante una década, quedando solo los recuerdos y el vínculo emocional.

Te puede interesar
Restauran un camión clásico de 1965 y lo subastan a un precio extraordinario

camion-fiat-619-n1-restaurado

El tiempo pasó y nada supo acerca de su 619, hasta que 20 años más tarde su familia y empleados decidieron recuperar el camión de Carlos, reacondicionarlo y regalárselo para celebrar su cumpleaños número 50, aunque no fue una tarea fácil.

Ramón Montone, Gerente de la sucursal de Iveco en Ushuaia, conoce a Carlos desde su adolescencia y fue una de las personas que se ocupó de las refacciones. “No sabíamos dónde estaba el camión, pero teníamos una foto donde se veía la patente. A partir de ahí pudimos averiguar y dar con el 619 N1, que se encontraba en Viedma. Hablamos con el dueño y llegamos a un acuerdo para comprárselo”, manifestó.

Para evitar que Carlos encuentre la sorpresa, decidieron acondicionar el vehículo en Bahía Blanca. “Queríamos regalarlo en las mejores condiciones, se le realizó algunos trabajos de chapa y pintura, se reacondicionó la carrocería y se le reviso el motor y los frenos”, agregó.

Te puede interesar
Se vende el camión de Ford más emblemático y llamativo de los ’90 en un estado único

camion-fiat-619-n1-restaurado

Su fiel compañero, el que nunca lo abandonó en las rutas argentinas, volvió a la vida de Vesprini para no volver a separarse. “Familiares y amigos organizaron una fiesta sorpresa por mis 50 años en un salón, y fue ahí donde me reencontré con el 619. Fue una gran sorpresa”, sostuvo Carlos. Primero le entregaron la llave del camión y luego fue Ramón quien ingresó al salón manejando el 619 N1. “Cuando lo vi no lo podía creer”, agregó Vesprini.

Lleno de anécdotas y recuerdos, su camión es más que un simple vehículo. “Acercarme me emociona, me da nostalgia porque pasé los mejores años de mi vida junto a él; estar arriba del camión me divertía, éramos él y yo, sin preocupaciones”, concluyó entre lágrimas.