novedades |

A Chile por un nuevo camino

“El nuevo paso es un gran avance para la logística y para el intercambio comercial entre Argentina y Chile”, expresó al respecto el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.

Tiene todas las características de un “corredor bioceánico” para el transporte pesado entre nuestro país y Chile. Su implementación llegó para descomprimir el tránsito por el habitual camino del Cristo Redentor en Mendoza. Se trata del Paso El Pehuenche, un poco más al sur en la provincia, cerca de Malargüe, sobre la ruta Nacional 145, y por donde se espera un tránsito diario promedio de 40 camiones.

“El nuevo paso es un gran avance para la logística y para el intercambio comercial entre Argentina y Chile. Hemos hecho obras importantes y trabajado a la par de Chile, para generar este nuevo cruce para los camiones, que acortará distancias, aliviará el tránsito del Paso Cristo Redentor y por sobre todo bajará los costos logísticos fundamentales para el crecimiento del país”, explicó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación. Desde la misma cartera, confirmaron que el cruce es un nuevo “corredor bioceánico”, ya que no sólo permitirá el intercambio bilateral de producción sino alcanzar otros puertos del Pacífico para la exportación. Un ejemplo de esto es la cercanía con la ciudad portuaria chilena de Concepción, donde se registra un crecimiento con el mercado asiático. Además, la ruta tendrá más movimiento para el transporte turístico, lo que permitirá darle mayor desarrollo a la zona sur mendocina.

La nueva iniciativa permite descongestionar el tradicional y transitado cruce hacia Chile, por la Ruta Nacional 7. Hasta ahora, el cruce del Cristo Redentor tenía un registro diario de más de 2.500 unidades, con un 40% solo para transporte de carga. Al respecto, los rodados de carga pesada habilitados para transitar por esta ruta a Chile abarca las “unidades selladas”; aquellas que hacen aduana en origen y no permiten que se abre la carga hasta llegar al destino (también incluye transporte de carga peligrosa, en especial gas y petróleo, y en lastre, o sea: vacíos).

Las obras se concretaron a través de un acuerdo entre los gobiernos de Argentina y Chile, con tareas a cargo de Vialidad Nacional y organismos trasandinos. Del lado argentino, el efector fue Vialidad Provincial, repartición que se encargó de la construcción de un playón en el km 36 de la RN 145, con el objeto de que se acopien los camiones y Gendarmería realice allí los controles.

Vale destacar que en 2017 el Gobierno Nacional había concluido la pavimentación del Paso Internacional Pehuenche, por lo que con estas nuevas obras, el cruce se convierte en una verdadera alternativa comercial y turística al Cristo Redentor para cruzar la Cordillera, lo que significa también un ahorro en kilómetros para toda la región.